Rano Kau y la leyenda del "hombre pájaro"

Volcán Rano Kau
En la Isla de Pascua (Rapa Nui) uno de los miradores más bellos de la isla es el del volcán Rano Kau, en el extremo Sur. Forma uno de los tres grandes conos que forman parte de la superficie de la isla. No es la típica excursión de los moais, en lugar de ellos os encontrareis con la leyenda del ritual del hombre pájaro. Hay que pegarse una caminatita desde Hanga Roa subiendo hasta el crater con unas vistas tremendas y un paisaje espectacular de monte bajo, os dejo unas fotos abajo. El antropólogo Heyerdahl lo definió a Rano Kau como la Caldera gigante de las brujas, quizás por el agua negra donde como se ve flotan praderas de totoras. Hay también una abundante vegetación y microfauna.

Subida al cráter
Realmente no es un paisaje tan escarpado como lo puede ser un volcán habitual, quizás por el efecto de los vientos marinos y su erosión, que permite incluso ver desde arriba el Pacífico.

Tiene, según Wikipedia, una altura de 324 metros sobre el nivel del mar y de acuerdo con estimaciones geológicas su origen se remonta a un proceso eruptivo ocurrido hace unos 2,5 millones de años. El cráter mide 1,5 km de diámetro y en su interior se encuentra una laguna, a unos 250 metros de profundidad terminando una pendiente bastante pronunciada. En la parte superior del cráter, en el extremo suroeste existe una fractura conocida como Kari-Kari. Cerca del borde más angosto y en el extremo Oeste del volcán está la Aldea Ceremonial de Orongo, conformada por 50 casas de piedra de forma elíptica que ofrecen una perfecta visión de los tres islotes que hay frente al Rano Kau. Esta aldea era habitada solamente en los días que precedían a la ceremonia del Hombre Pájaro o Tangata Manu que se celebró hasta finales del siglo XIX.

Paisaje de monte bajo con troncos erosionados por el viento

El cráter en todo su domino y el Pacífico al fondo
El pueblo o lugar sagrado de Orongo
Orongo, que significa en rapanui "el llamado", fue un poblado, hoy un yacimiento arqueológico, con edificios construidos en piedra que probablemente servían de centro ceremonial de la isla de Pascua; un poco al suroeste del pie del volcán Rano Kau. Las viviendas, hundidas, se asemejan a cuevas (podeis ver la foto abajo), en algunos textos las llaman casas bote. El poblado no pertenecía a ningún pueblo rapanui, más bien un lugar sagrado o residencia de los sacerdotes, ya que allí se celebraban las ceremonias en las que participaban todos los habitantes de la isla; en Orongo se reunían los jefes de clan para buscar, en los tres islotes (motu) que existen frente al pueblo, un huevo de pájaro fragata (manutara), ya que quien lo encontrara primero y volviera a Orongo era nombrado por los sacerdotes rey durante un año de toda la isla. De esa época existen tradiciones orales acerca de las ceremonias de Orongo con toda la gente de la isla que esperaba ansiosa que los representantes de los diferentes clanes más poderosos encontraran el primer huevo, puesto en alguno de esos islotes que hemos mencionado. Sin embargo las leyendas sangrientas y los restos arqueológicos encontrados de forma tan desordenada demuestran que esta perfecta sintonía entre las tribus fue rompiendo el orden ideal de estos hombres pájaros, estos Reyes por un año que no eran capaces de parar la lucha de los grupos por arrasar cosechas y derribar los monumentos que tanto tiempo les había costado construir. Dicen que la superpoblación y el desprecio por el medioambiente llevó a la isla al desastre, que dicen premoniza una visión de lo que esperemos nunca le ocurra al resto del Mundo.

Casa bote en Orongo
Nuestro grupo siguiendo las instrucciones del guía en el Parque Natural de Orongo
Una de las islas donde anidaban las manutara o aves fragata.
Desde este punto salían corriendo en busca del primer huevo

Dibujo de uno de los últimos
reyes o jefes (ariki)
- Podéis encontrar en Google Libros: Hidalgo L., Lehuedé (1989). Culturas de Chile. Vol. 1. Andrés Bello. pp. 21-22. con más información de la que yo os he contado aquí.
- También aunque los datos históricos no están contrastados, saben que hay una película llamada Rapa Nui de 1994 dirigida por Kevin Reynolds, producida por Kevin Costner y Barrie M. Osborne, que puede ser interesante de ver antes o después de pegarte tu visita a la Isla de Pascua.

10 comentarios:

Fran dijo...

Bonita historia y tremendo el lugar Paco!!Uno de los lugares que a todos nos gustaría ver!
Espero que esa profecía no se cumpla con nuestro mundo aunque creo que vamos por mal camino...
Saludos

Helena dijo...

Estoy con Fran. Rapa Nui es un sueño para muchos de nosotros. Una interesante entrada.
Un saludo

Paco Piniella dijo...

Jerez-Madrid 1,5h
Madrid-Santiago 10h
Santiago-Isla de Pascua 5h

Un montón de horas, más paradas.
El resto una inmensa tranquilidad y paz.

xipo dijo...

Yo también coincido con mis colegas Fran y Helena, el lugar es el sueño de muchos (por no decirte todos)

Son muchas horas, pero creo que es uno de los sitios mas auténticos que quedan.

Personalmente espero conocerlo algún día....

cincuentones dijo...

Un lugar precioso, el paisaje impresiona y estas leyendas muy interesantes.
Saludos.

El Guisante Verde Project dijo...

Hola Paco!, espléndida historia. Y la excursión, desde luego, no es la típica.
Hace un tiempo recibimos la postal de un amigo desde Rapa Nui, y nos hizo muchísima ilusión. Era como si llegara de otro planeta!
Siempre he pensado que, a pequeña escala, lo que les ocurrió es un modelo en el que deberíamos fijarnos, para no terminar como ellos, pero no soy muy optimista...

Un saludo!
Roberto

Osvaldo dijo...

Pero que foto màs guay. Leo que de Santiago a Isla de Pascua son 5 horas. ¿Cuanto cuesta esa travesia?

Paco Piniella dijo...

Se vuela de Santiago a Tahiti por Lan y escala en Isla de Pascua.

el viajero impresionista dijo...

Cuando los árboles desaparecen las praderas se convierten en desiertos de viento donde es muy difícil que algo crezca. Aún sigue siendo un lugar mágico. Saludos.

VERONICA CORRALES dijo...

Hace casi dos años compre los billetes para visitar Pascua pero tuvimos que posponer el viaje. Al ver tu entrada me he acordado de las ganas que tengo de ir al ombligo del mundo!! Magnificas fotos y pedazo de pateada que os disteis para subir al volcán...iré practicando ;).
Saludos

Buzón de sugerencias