Périgord [9] - Brantôme

La belleza de los recovecos del río en Brantôme, ver al fondo la torre más antigua del Périgord y casi de Francia
Finalizamos hoy la lista de los pueblos de Périgord con Brantôme, una obra maestra, como dice la página de Turismo de la localidad, una conjunción de la naturaleza y el hombre: "la Venecia del Périgord verde". Hay muchos que dicen que, sin duda, es la ciudad perigordina más bonita de todas. Sobre todas las construcciones destaca la abadía y su torre, desde la que se divisa el valle. La Abbaye Saint-Pierre es una antigua abadía benedictina fundada por Carlomagno en el 769, varias veces destruida y reconstruida.

La comunidad civil comenzó a desarrollarse en una isla rodeada por un meandro del río Dronne junto a la citada abadía. Según cuenta la leyenda parece que los orígenes de la abadía están relacionadas con la donación de las reliquias de San Sicarius (Sicaire), uno de los niños en la Masacre de los Santos Inocentes. Esas reliquias atrayeron a los peregrinos a la abadía, era como el souvenir actual para los turistas. A pesar de mucha protección de San Sicarius y mucho peregrino la abadía fue arrasada en el año 848 y en 857 por los vikingo que había avanzado a lo largo de los ríos Dordoña y la Isla del Dronne. La abadía fue reconstruida a finales del siglo X y otra vez en 1465 y en 1480 después del fin de la Guerra de los Cien Años. En la Revolución Francesa, la abadía fue secularizada como un bien nacional, los últimos siete monjes jubilados y dispersa su rica biblioteca.

Vista exterior de la abadía ya reconstruída
...aquí con Martita





La primera ubicación de la abadía troglodita fue de los siglos VII a VIII, tallada en la roca, todavía se pueden apreciar las esculturas. La torre de Brantôme también se puede y se debe visitar pues es del siglo XI y constituye cronológicamente la primera de la región del Périgord. Y es bonito ver el molino de la abadía hoy convertido en un restaurante con muy buena pinta (al menos desde fuera, no entramos).

Entre otras joyas de Brantôme se encuentran fuera de la ciudad, los castillos como el Bourdeilles, Puyguilhem, Mareuil, Marthonie, Richemont, Bernadières de Vassaldie... También hay unas cuevas prehistóricas en las proximidades (Villars). 

Cuevas de la abadía.
Esta foto no es mía: © Flickr Dirk vdE
Además de como ciudad, Brantôme es una puerta natural al Parque de Limousin. Y además el río permite la posibilidad de utilizarse como camino para las cientos de piraguas que se alquilan en las proximidades de la ciudad. Finalizo, como siempre, con más y más fotos...


El rio Dronne sobre el que se sitúan numerosas terracitas tan agradables cuando llega el buen tiempo
El lugar brinda la oportunidad de darte tus paseítos en piragua
Otra vista de la abadía de Brantôme




2 comentarios:

Helena dijo...

Muy curiosas las cuevas de la abadía y el enclave natural en el que se encuentra parece una maravilla.
¡Un saludo Paco!

M.C. dijo...

Qué bonito este pueblecito!!! Me ha encantado la cueva de la abadía!!
Saludos

Buzón de sugerencias