Bretaña: guía express

La Bretagne
Este mes, como hicimos hace dos años con la región del Périgord, dedicaremos una especie de monográfico a la región de la Bretaña, la Bretaña francesa, la Bretagne, que tiene su origen en un ente todavía más poderoso y culturalmente más tradicional que es la Armórica (Armorique), una región costera que iba desde Pornic (cerca de Nantes) a Dieppe (Francia). "Are mori" (en el mar), que evolucionó en Aremorica o "País frente al mar". Bretaña sigue con ese espíritu, con ese reducto más nacionalista quizás de todas las regiones que componen la República Francesa. Hoy comprende los actuales departamentos de Finisterre, Costas de Armor, Morbihan, e Ille y Vilaine.

Bandera de Bretaña



En bretón, (lengua que para ser sinceros no conseguimos escuchar en ninguna parte, tan solo alguna pegatina o pintada reivindicativa) la región de Bretaña recibe el nombre de Breizh. La bandera actual fue creada en 1923 por Morvan Marchal, un activista político del nacionalismo bretón. Usó como inspiración las banderas de Estados Unidos y Grecia, debido a que estos dos países eran vistos en este tiempo como los símbolos de libertad y democracia respectivamente. Está formada por nueve barras: cinco negras y cuatro blancas. Las barras negras representan las provincias del este, y las blancas a las del oeste. El símbolo que se repite en el cantón superior izquierdo procede del escudo de armas del Ducado de Bretaña.

Foto antigua de una mujer bretona a la vieja usanza,
abajo los trajes típicos y un músico bretón con una típica bombarda.
Más abajo: casas típicas de Bretaña.
   

  

Breve Historia de Bretaña

La península de Armórica se la disputaban hasta cinco pueblos galos: osismos, coriosolites, redones, vénetos y námnetes, siendo ocupada por los romanos como parte de la Galia, bajo administración de la provincia de Gallia Lugdunensis. Durante los siglos V y VI, los britanos (britons) del oeste de la Britannia, huyendo de las Islas Británicas invadidas por los anglosajones, se establecieron en el área oeste de los ríos Vilaine y Couesnon. Formaron dos territorios: Cornualles (bretón: Kerne) y la Domnonia, al norte de Armórica, entre Dol y la isla de Ouessant. Como puede verse en el mapa de la derecha, los britanos huyendo de los anglosajones se asentaron en la actual Bretaña y en asentamientos más sureños como los de Galicia, la famosa Diócesis de Britonia, al norte de Lugo. Los britanos en Francia serían cristianizados por los ocupantes romanos, aunque algunas diferencias habría con el resto, por ejemplo su Iglesia se caracterizó por mantener una organización y rito célticos, no romanos. Los eclesiáticos que tenían importancia no eran los obispos, sino los monjes y abades de los monasterios. Los britanos dieron nombre a los territorios donde se instalaron, renovando mucho la toponimia local, y difundieron el idioma bretón.

El arpa celta nos cubre de un halo mítico en el mirador de la hadas
En toda esta parte de la Historia se mezcla la leyenda y la propia literatura romántica, el célebre Rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda es un ejemplo de cómo se mitifica la realidad y que hoy en día es aprovechado como reclamo turístico de zonas bretonas (Forêt de Brocéliande). Básicamente el centro de esta historia es la búsqueda del Santo Grial, aquella copa de la que bebiera Jesús en la Última Cena, de la que se decía que tenía poderes mágicos curativos y regenerativos. Esta copa habría sido dada a José de Arimatea, y sus descendientes la habrían llevado a Inglaterra. Merlín habría solicitado a Arturo que buscara el Santo Grial y este mandó a sus caballeros a encontrarlo. En parajes cercanos a ciudades bretonas como Paimpont se "venden" lugares como la tumba de Merlin o la Fuente de la eterna juventud, que por cierto en Agosto es bien escasa, se la han debido llevar toda, jajajaja.... Sin embargo la realidad es que no existen testimonios arqueológicos fiables que permitan certificar la existencia histórica del Rey Arturo y todo lo que va relacionado con él. De todas maneras los bosques quedan y la magia de perderse en los mismos.... (abajo fotos)


El reino de Bretaña fue un auténtico reino en la Europa de la Edad Media, situado en la homónima península de Bretaña, aunque solo existió desde el año 851 hasta el 942. Lo que si quedó fue el Ducado de Bretaña, pues a pesar de la soberanía nominal francesa, el ducado fue casi independiente hasta 1532, año en que fue incorporado definitivamente a Francia. La bandera de la cruz negra (Kroaz Du) se mantuvo durante siglos en esta Bretaña histórica que comprendía territorios que con el tiempo se perdieron, el caso más significativo es Nantes, que hoy día pertenece a la región del Loira aunque muchos siguen reivindicando su "bretonidad" y su reincorporación a Bretaña junto con algunos territorios que hoy pertenecen a Normandía. Precisamente el Castillo de los Duques de Bretaña está en Nantes, aunque hoy día no pertenezca "legalmente" a Bretaña.

Castillo-Palacio de los Duques de Bretaña en Nantes
Parlamento de Bretaña
¿Qué ver en Bretaña? (Resumen fotográfico)

Resumiendo un poco una región de algo más de veinte mil kilómetros cuadrados, como unas tres provincias española más o menos, y algo más de tres millones de habitantes, podemos subrayar al menos lo más significativo de la región, aunque luego en otros post podamos ampliar lo que a modo de guía rápida ahora podemos decir. Sirva decir, aunque es sobrado conocido que el patrimonio de muchas ciudades bretonas fue gravemente afectado por los bombardeos aliados que acompañaron el desembarco de Normandía durante la Segunda Guerra Mundial.

El pasado megalítico. Los megalitos de Carnac son testimonio de los primeros asentamientos en Bretaña, se cuentan por decenas de miles...



Los recintos parroquiales. Es una zona cuyo centro son Guimiliau, St. Thégonnec y Commana, que comprende varios pueblecitos que compiten entre ellos en su conjunto de arquitectura religiosa.


Las ciudades bretonas: Saint-Malo, Rennes, Quimper, Concarneau, Josselin, Vannes,... Ciudades fortaleza, ciudades medievales, antiguas ciudades romanas, celtas,... Bretaña tiene mucho que descubrir, abajo algunas fotos.



La costa bretona. La costa de granito rosa en el Norte o la costa salvaje en el Sur. Bretaña es una región de costa, una región marinera, de pueblecitos pescadores, de comer pescados y mariscos, de pequeños puertos.



¿Qué comer?

Sidra bretona con la típica galette
Moules (mejillones) con patatas fritas
¡Ostras!
Finalizando, deciros que venir hasta aquí en coche es un poco pesado (especialmente si vienes desde el Sur), pero merece la pena, notas la proximidad de la gente y en general el bretón es un pueblo campechano, nada que ver con el parisino, muy rural y muy pesquero. Repito que en próximos post ampliaremos la información sobre las diferentes ciudades que hemos visitado, espero os guste.

Ah... se me olvidaba hablaros del clima en Bretaña, dicen en todos sitios que es oceánico, ¡claro! ¡obvio! pero templado si lo comparamos con otras zonas europeas de igual latitud, no hace nada de calor en verano, sobre todo a lo largo del litoral. De hecho en Agosto cuando estuvimos, hizo en general buenos días que no superaron los 25º y que por la noche te hacen taparte, nada del calor andaluz del verano. El viento predominante es el del noroeste y las lluvias son frecuentes, aunque lo normal es que en una misma jornada exista alternancia de bueno y de mal tiempo. Todo es muy verde, a pesar de que no hay grandes alturas montañosas, algunas colinas, no más. El bosque que cubría toda la Bretaña hoy está "domesticado", tan solo quedan algunas zonas boscosas que son muy bonitas, como la ya mencionada de Paimpont. Pero la zona recuerda a nuestra Galicia o Asturias, con vegetación abundante.

Hasta la próxima.... seguiremos con más.

3 comentarios:

Eider dijo...

Que bonitas las fotos, es una zona que siempre he querido visitar.

www.itsebcblog.blogspot.com

Caliope dijo...

Francia es una asignatura pendiente que tengo y no acabo de aprobar, salvo París y la Alsacia no conozco nada más y lo peor es que me atraen varias zonas, la Bretaña entre ellas, pero por una cosa u otra no ha habido manera.Cuando lo haga desde luego no lo haré en coche desde Cádiz, ufff, me da pereza, avión hasta el punto más cercano y coche de alquiler, sois unos valientes! Preciosas fotos, estaré pendiente de las nuevas entradas! Un abrazo!

Paco Piniella dijo...

Pepa (Caliope) a mi lo de conducir es que me va, me gusta siempre que el coche sea cómodo, además hoy día no hay carreteras complicadas, te levantas en Cádiz y comes en Burgos... todo está mucho más cerca. De Francia antes que Bretaña tienes que deleitarte con el Perigord, que está más cerca. Pero creo sinceramente (aunque me cueste) que los franceses son los ciudadanos del mundo que viven (comen y beben) mejor.

Buzón de sugerencias