Siq Al-Barid "Little Petra"

La gran "pequeña" Petra
Por ser pequeña quizás pase desapercibida para los turistas que van a Jordania en un viaje tan rápido que dejan en el camino este suburbio al norte de Petra, a escasos diez kilómetros de la ciudad de Wadi Musa. Quería hacerle un pequeño homenaje con este post para reivindicar esta "Pequeña Petra" o "Little Petra" -en inglés- como así enseñan a los turistas este desfiladero con esas fachadas talladas al estilo de Petra. El lugar conserva una atmósfera y una quietud que han desaparecido en gran parte de las áreas centrales de su hermana grande, Petra.


Para llegar a la "Pequeña Petra" tienes que seguir la carretera hacia el norte y después de un breve tramo de curvas llegas a un parking donde además tienes una de las mejores vistas de Petra, todo el valle central de la antigua ciudad, con muchos de estos grandes monumentos junto al esplendor de las montañas. Así llegas a la aldea de Umm Bdul Sayhoun, en un cruce, gira a la izquierda hasta alcanzar el territorio Bdul en las tierras de la tribu Ammareen, un poste indicador señala un pequeño aparcamiento, has llegado a la "Pequeña Petra".

    

Parece que la "Pequeña Petra" no era sino un barrio a las afueras de Petra. Siq al-Barid significa Cañón Frío, de hecho como podéis ver en las fotos es eso, un cañón donde apenas un caballo podría pasar por algunos de los recovecos. Parece que este lugar sirvió de base agrícola y comercial en los suministros de caravanas de camellos que pasaban para Petra. El Siq (cañón) se puede dividir en tres partes, en una primera parte os encontráis el templo dedicado a Dushara, el Señor de la montaña, en el segundo hay cuatro triclinios (*), uno a la izquierda y tres a la derecha (ver fotos abajo) que se utilizaron como comedores para los que pasaban por aquí y deseaban reponer las fuerzas de las largas travesías desde Arabia, y cincuenta metros para adelante nos encontramos con una de las joyas de la zona, una casa pintada a la que se accede por escalones interiores. Otros detalles del lugar son una gran cisterna excavada con canales para el agua a lo largo de todo el cañón. También es interesante comprobar los dos niveles de construcción por las escaleras abiertas en la piedra.

 aquí pueden observarse los triclinios (*) 
(*) Un triclinio (del latín, triclinium y plural, triclinia, especie de "diván" o "sillón largo") es una estancia destinada a comedor formal en un edificio romano o grecorromano. Se caracteriza por utilizar tres divanes (klinai) dispuestos alrededor de una mesa baja normalmente cuadrada, en tres de sus lados, como en forma de "U", dejando el cuarto despejado para permitir acercarse a los sirvientes con múltiples platos gastronómicos traídos de la cocina. Generalmente, el lado abierto se situaba de cara a la entrada de la sala. En la Antigua Roma, las viviendas de las personas pudientes solían tener un triclinium y los más ricos podían tener dos o más, que eran utilizados según las estaciones del año y la orientación del sol. Los de primavera o verano se orientaban al norte o al este y se dejaban abiertos hacia el atrium o jardín y los de otoño e invierno se orientaban al sur y se cerraban. (Ver más en Wikipedia)

Pinturas helenísticas en Siq Al-Barid

Ampliación: detalle de los frescos
Foto original antes de ampliar

Realmente cuando hice la foto de la izquierda no distinguía la imagen que pude detectar cuando amplié la misma y posteriormente cuando a través de un blog y de la noticia en prensa, pude ver lo sorprendente y espectacular del detalle del descubrimiento que habían hecho unos arqueólogos británicos al restaurar lo que eran pinturas murales de estilo helenístico ocultas durante más de dos mil años bajo la misma capa de hollín que vemos en el resto, podéis ver las fotos que tomé de las cavidades que hay más arriba. Estos ingleses (2007-2010), al retirar la suciedad, supieron ver la calidad artística al nivel de las mejores pinturas romanas de Herculano. Los nabateos, de los que tanto hemos hablado en los post de Petra, no solo comerciaron con griegos y romanos sino que aprendieron de ellos las técnicas de pintura y el arte que llevaron a sus templos y casas. En esos "frescos" se observan flores, pájaros e insectos, tres tipos de vides diferentes, así como hiedra y enredaderas. Se asocia estas pinturas al Dioniso griego, dios del vino. Una de las figuras que más destaca es una especie de niño alado que toca una flauta sentado en una especie de enredadera. Las pinturas se encuentran en el biclinium (comedor) del recinto y cubren la bóveda y las paredes de la estancia.

Detalle ampliado del niño tocando la flauta - Esta imagen es de ©The Guardian cuando dio la noticia



Fuente: Blog "La Túnica de Neso"Rough Guides; Guía (en papel) de Jordania de ©Lonely PlanetWikipedia.



8 comentarios:

M. Teresa dijo...

No conozco ese lugar, ni siquiera había oído hablar de él.
Las imágenes son preciosas y parece que el nombre de Little Petra lo tiene bien merecido.

Saludos

el viajero impresionista dijo...

Caray con el barrio a las afueras, me mudaba ahoritica mismo...Saludos.


Cool dijo...

Que bonito lugar. Me encanta cuando descubro estos lugares desconocidos. Jordania es uno de mis destinos pendientes así que apuntado queda.
Saludos,

Caliope dijo...

Cuando en un sitio hay un monumento de los muy conocidos el resto queda eclipsado; en este caso Petra es la joya de la corona, y aunque este yacimiento que nos enseñas sea considerado "menor" , tiene luz propia e igualmente merece una visita. Las pinturas son una pasada. Parece que apenas había gente, eso se agradece mucho. Un abrazo!!

Paco Piniella dijo...

@Caliope: Estábamos solo cuatro personas y un guía que nos llevaba en un 4x4. De todas maneras en Jordania cualquier conflicto cercano (Palestina, Siria, Irak, Israel,...) hace que de pronto caiga el turismo en picado.

Carmen O dijo...

Que misterioso lugar, otro imprescindible en mi lista. O como se dice ahora,otro "must"
Un saludo

Carmen

Él y ella viajeros dijo...

Un lugar nada conocido que también a mí me gustaría visitar. Es más, seguro que incluso más que la "Petra" conocida, por aquello de ser mucho menos visitado, teniendo por tanto la posibilidad de tener un encuentro más íntimo. Eso lo echo mucho en falta en los viajes. Realmente sorprendente también, lo de las pinturas helenísticas. Muchos saludos.

El Guisante Verde Project dijo...

Un descubrimiento, sin duda. Con Petra ocurre algo parecido a París, parece que no hay nada más en Francia, o en Jordania. Tomamos nota para el día que, a ver si es pronto, demos con nuestros huesos por ahí.
Saludos!

Buzón de sugerencias