El Templo budista de Vajrayogini en Sankhu

El interior del Templo que "no" se puede fotografiar (para eso están las propinas claro)
Era nuestro viaje a Nepal, quizás el viaje de nuestras vidas. Era un 21 de agosto, era un día agotador, calor y lluvias monzónicas. Los ruidos de la noche del hotel no nos habían dejado descansar y teníamos de aperitivo del día la subida al Monasterio Vajra Yogini (junto o separado lo he visto escrito). Un monasterio en las cercanías de Katmandú, tienes que ir a un pueblo cercano llamado Sankhu, bueno cercano si no fuera por las horas de coche en carreteras inexistentes y la lluvia monzónica que caía intermitente pero intensa. Sankhu estaba a veinte kilómetros al este de la capital de Nepal y fue un antiguo puesto comercial entre Kathmandú y Lhasa, la capital tibetana. Nos esperaba media hora de subida de escalones hasta Vajra Yogini, un camino que nos recordaba el de las caravanas tibetanas. El monasterio es uno de los más místicos del Nepal por sus orígenes remotos que se pierden en el propio origen del budismo. Realmente son varios templos en medio de un verdor de árboles inmensos. La experiencia parecía que iba a ser muy exótica y satisfactoria.




Ya en la subida al templo de Vajrayogini os encontráis numerosas fuentes y esculturas con las figuras de las diosas Kali, Ganesh y Bhairab, donde los lugareños siguen haciendo ofrendas de animales. Los arboles que rodean la colina son centenarios.






Luego en el templo principal os inunda lo mágico ante la presencia de la imágen de una diosa tántrica y de una escultura de Buda anterior al propio príncipe Siddharta. El templo principal data de mediados del siglo XVII, si bien el lugar ya se utilizaba como templo sagrado desde la antigüedad. Al subir la última cuesta y una empinada escalera encontraréis dos templos, el de Vajra Yogini que es el importante y el que da nombre al recinto y el dedicado a Tara Azul. 




El Templo de Vajra Yogini tiene forma de pagoda de tres tejados con las vigas de madera, como todas estas construcciones nepalíes con labrados muy artísticos, se pueden ver las fotos arriba y abajo. Aquí se hacen sesiones de curamiento y oración como lo podéis ver en la foto de abajo donde una familia acudía con un paisano que por lo visto tenía depresión o algo así nos contaron y montan allí delante de la deidad todo este montaje. El segundo templo es el dedicado a la deidad budista Tara Azul y tiene una puerta con espléndidas tallas en madera, se utiliza para sacrificios tántricos.


No se pueden hacer fotos en principio, pero cien rupias hacen el milagro posible
entre los santones que cuidan del templo y que viven allí.

Una vista del patio interior ya más reciente en su construcción
Desde aquí se divisan los valles cercanos
Estas dos señoras que charlaban, paran para posar al paso de los turistas que subimos al Templo
A la bajada el pueblo de Sankhu que atravesamos de punta a punta, paseando por una particular "plaza mayor" decorada con el tridente de Shiva y en torno a la cual hay algunas casas muy interesantes y bien cuidadas del estilo newarí.

Vajrayoguini
Fuente: ©Wikipedia





Vajrayoguini está asociado con la fundación del valle de Katmandú. De acuerdo con una serie de leyendas, había un gran lago aquí en tiempos inmemoriales donde los budas y bodhisattvas venían a meditar. Manjushri parece que vino a meditar aquí también y en su visión, vio la Chakrasambhava con los yoginis al lado de él. Por eso decidió que esto era una señal de que sería un lugar perfecto para adorar y meditar, así que se dedicó acortar una ruta para drenar el agua. Por desgracia, el agua se desbordó y no podía parar hasta que con la ayuda de Vajrayoguini y los otros yoginis se pudo detener. Pero cuando Vajrayoguini estaba visitando el sitio, tuvo un accidente y se cayó por su pendiente. Un estanque marca el lugar donde cayó y un árbol cerca es adorado porque en una rama apareció un niño que "creció" para ser Sankyadeva, el primer gobernante sabio. Sankya significa ciudad o lugar en sánscrito. A lo largo de los tiempos Vajrayoguini se aparecía a los lugareños en manifestaciones de fuego, una llama o una luz en la montaña. Eso dicen... (Fuente: WorldNomads.com)


y eso es todo hasta la próxima viajeros !!


2 comentarios:

El Guisante Verde Project dijo...

Nepal, que ganas le tenemos. Es un viaje que reúne naturaleza y una cultura que nos fascina. Y, al menos en las imagenes, sin compañía foranea. Un lujazo.
Saludos!

Anónimo dijo...

Hola,
Acabo de descubrir tu blog, y me ha encantado, geniales las fotos y los comentarios. Enriquecedor, sigue adelante.

Encarna

Buzón de sugerencias