Cartagena de Indias (3/4): … para comer (y gozar)

Vendedoras de fruta por las esquinas de Cartagena
Creo que una ciudad no se conoce sin su gastronomía, sin sus comidas ambulantes, sin sus vinos, sin el baile de sus gentes, … sin gozar. En esta entrada les recomendaré varios lugares donde cenar y un par de sitios donde pegarse unos bailes, porque Cartagena anima a gozar, por su clima y por el calor de los cartageneros. Y habría que empezar por los puestos en la calle del fast food cartagenero: unas arepas rellenas con carne o huevo, arroz con coco, plátano frito y pescado. O más sano y seguro son los puestos de frutas exóticas. No se si se acuerdan de la letra de los Tres Sudamericanos...

Cartagenera, tu boca, 
como guayaba madura. 
Cartagenera, tus ojos, 
en mi recuerdo perduran...

Comer en la calle...

La comida en la calle es variada, especialmente prima los puestos de frutas exóticas.
Las vendedoras suelen ir vestidas de vestidos vistosos en colores.
Las palanqueras son mujeres de ascendencia africana que llevaban
en sus cabezas bandejas con dulces y frutas

  
Cartagena de Indias tiene una intensidad gastronómica propia de su idiosincracia multirracial: la indígena, la española y la africana. Los españoles que llegaron a Colombia, por ejemplo, cambiaron en el cocido el tocino por el pescado, surgiendo el plato típico conocido como el sancocho, una: sopa a base de carne o pescado, verduras, jugo de coco y ñame. De los indígenas de la zona o guajiros hay un ingrediente fundamental, el maíz, que es el ingrediente que en muchos platos sustituye a nuestro trigo europeo.

A mi me llama mucho la atención el ñame, un ejemplo de ingrediente traído de África por los esclavos, una especie de papa que se utiliza mucho en la gastronomía cartaginesa.

Los patacones son otro plato muy típico de todo el Caribe y parte de Sudamérica. Para ellos se cortan trozos de plátano verde y se fríen en aceite caliente, se suele acompañar de queso costeño. También está muy rica la yuca a modo casi de patatas fritas, como acompañamiento de suculentos platos.

En la plaza de los coches, en los soportales (foto de la izquierda), junto a la Torre del Reloj, hay también una venta muy colorista, de todo tipo de golosinas, nada apropiadas para los que tienen problemas de azúcar. Una variedad de "chuches" de coco, de frutas, de caramelos,… que llenan decenas de puestos.



Comer en restaurantes...

Ni he estado en todos los restaurantes para decir cuáles son los mejores, pero si puedo indicar aquellos en los que he estado y cuál ha sido mi parecer, como siempre desde la mayor de la independencia posible. En los sitios que he estado partía de la base de una recomendación de los amigos cartageneros, por lo que en general han sido sitios muy agradables. Los precios de los más lujosos vienen a ser parecidos a los de un restaurante español medio. Pero os cuento...

Restaurante Santo Toribio


Arroz con marisco caribeño
en el Santo Toribio
Es el típico restaurante de buena relación calidad-precio, por lo que pude ver en la carta había mucha variedad aunque se combina la comida criolla, a base de pescados y mariscos con algunos platos árabes ya que el origen de los dueños es sirio. Antiguamente se llamaba Alibabá. Tiene unos postres deliciosos y buenos vinos. Su gastronomía proviene de la  familia Haggar Cueter. Juanita de Haggar, llegó a Colombia desde Siria en 1924 huyéndo a la crisis de la 1° Guerra Mundial, y de la Revolución Siria contra la ocupación Francesa.  Hoy nos recibe su hijo menor Antonio Haggar Hoy puede ser reconocido como uno de los mas prestigiosos restaurantes por sus años de experiencia, aunque no es ni mucho menos el mejor. Está en San Diego, Calle 7 (del Curato), nº38 - 49. (Web del restaurante)


Restaurante Peru-Mar
No es un restaurante colombiano sino peruano, pero es de los sitios donde mejor comimos en nuestra estancia en Cartagena. Se encuentra cerca de "la gordita", en la Calle Santo Domingo nº33-41. Aunque realmente es una comida de fusión de culturas, aunque parezca un poco cursi. Se basa sobre todo en productos frescos del mar, destacando el uso del ají amarillo. En el Perú-Mar hay cuestiones intratables, como no probar su famoso Ceviche (tradicional solo con corvina, o bien con variedades: capón, criollo, mixto, pulpo y camarones, etc.) o algunos de los tragos peruanos, como el Pisco Sour (¿chileno o peruano?). Hay una relación de entrantes o tiraditos y unos platos de piqueo para compartir, especialmente bueno el tartar de atún. La carta es muy variada en general e incluye pescados y mariscos, risottos, carne y pollo, pastas,… Es de precio medio.
    

Restaurante La Vitrola.
Era el restaurante que llevábamos apuntado desde que salimos de España. La Vitrola es quizás el más famoso restaurante de Cartagena, tiene música en directo (como podéis apreciar en las fotos de abajo). En muy típico y se encuentra en la calle Baloco del Centro, es también uno de los restaurantes más antiguos y reconocidos  de la ciudad. Tiene una decoración muy al estilo cubano, o muy colonial. Un piano viejo, adornado con la vitrola que es un instrumento musical que reproducía los discos dándole cuerda, te recibe a la entrada. Importante, hay que reservar con tiempo, está siempre lleno a dos turnos de 19 y 22h. La decoración está muy cuidada con antigüedades, baúles viejos,… Al entrar esperas en la barra con algún trago o una cerveza Club Colombia fresquita a que te preparen la mesa.
La música en el restaurante te traslada a ambientes cubanos: boleros y salsa.
En la carta se encuentran entradas frías y calientes: las frías son sobre todo de carpaccios de res y de pescados como atún, mero, pulpo o corvina, también hay ceviches; las entradas calientes son a base de langostinos, púlpitos, calamares fritos, empanadas vietnamitas o la sopa del día. Hay un gran surtido de ensaladas y pastas, pero los platos principales son sobre todo de pescados y mariscos, el mero, que lo pedimos al estilo Vitrola y en salsa de aguaito (abajo en las fotos). De postre nos pedimos un "pie" de coco, que estaba sensacional. Hay una carta de vinos muy amplia. El precio es alto.

  


Restaurante Juan del Mar.

Un curioso restaurante muy bonito y algo más barato que el Vitrola. También tiene música en vivo y se come muy bien, aunque tiene muchos detractores por la controvertida personalidad de su dueño, muy relacionado con la farándula colombiana. Tiene tres partes, una peruana, otra de pizzería y otra de restaurante. Hay una terraza que da a la plaza San Diego (se encuentra entre el n° 8-12).  
Al entrar se destaca un patio interior con su aljibe del siglo XIX, en donde se puede apreciar la profundidad del pozo y el frescor que nos proporciona. Hay contrastes en la decoración, mucho arte, dentro del cual podemos observar en el bar una colección de pescados de metal de un famoso escultor colombiano que se mezclan con lámparas de diseños variados. Hay esculturas marinas y en general toda la decoración gira en torno al mar.
Los platos son muy parecidos al resto de los otros restaurantes, donde se combinan los pescados y los mariscos, especialmente los langostinos y el arroz con coco por todas partes. Tengamos en cuenta que aquí el marisco no tiene la misma fuerza que en los países de agua más fría, es por decirlo de alguna manera un marisco más suave, más caribeño.
  


Restaurante Candé.
Fue el último restaurante que visitamos, nos pareció muy bonito, nos lo recomendaron en el hotel y no fue mala elección, su precio medio y una música agradable con la atracción de unos bailarines entre las mesas al ritmo de sones tradicionales colombianos. La comida muy agradable, del tipo de las anteriores. Yo en esta ocasión opté por carne, un plato de carnero con verduras que resultó extraordinario también.
Podéis consultar la carta en su página web: … aquí.
 
Se encuentra en el barrio Centro, en la Calle Estanco del Tabaco nº35-30.
Lo mejor del Candé con relación a otros restaurantes su buena selección de vino,
la mayoría chilenos.
  


Para gozar Cartagena…

Un café y una puesta de sol

Para ello el mejor sitio es el Café del Mar, en lo alto de una parte de la muralla. 

Música en la calle
Basta con pasear por la noche para encontrarse en la calle, mimos, espectáculos de música y de baile. Abajo unas fotos de un grupo callejero que se suele poner en la Plaza San Diego, normalmente en los lugares de terrazas de restaurantes que hacen apropiado el espacio y que haya un buen número de turistas para dar sus propinas con las que sobreviven estos artistas.
  


Garitos de música y baile
El KGB en el centro, con decoración al estilo soviético y el Quiebra-Canto en el barrio de Getsemaní. (Yo no estuve aunque me lo recomendaron el Café de La Habana, también en el barrio de Getsemaní). También muy típico es el "Donde Fidel" en la plaza de los coches, muy cerca a la Torre del Reloj. En todos estos sitios es normal que te saquen a bailar o que saques a bailar. La gente se suele pedir una botella de ron, hielo y algunos refrescos y van poco a poco agotándola quemando las calorías con las caderas y los pasos del danzón.
KGB

Quiebra-Canto


Donde Fidel
Un garito con mucho sabor a antiguo, no es habitual de turistas, pero nos pareció el más auténtico. Una muestra, un botón, aquí en el video que "robé" con el ambiente habitual de cualquier noche...


… y me despido de ustedes con mi cervecita colombiana, bien fría. Salud !!!

No hay comentarios:

Buzón de sugerencias