Oseira: "el Escorial gallego"

En la provincia de Orense (a unos treinta kilómetros de la capital) hay un monasterio que algunos llaman "el Escorial gallego". Se encuentra en la parroquia de Osera, municipio de San Cristóbal de Cea. Es un monasterio trapense con mucha historia. En esta entrada trataremos de visitarlo.  Se conoce su existencia desde 1137, pero floreció más tarde como un monasterio dependiente de la Orden del Císter de unos monjes franceses enviados por San Bernardo. La iglesia abacial fue construida a principios del siglo XIII y es una de las joyas del cisterciense español. A los que nos gusta el estilo románico, el monasterio de Oseira es un sitio que no nos podemos perder. Su estilo viene marcado por las iglesias de peregrinación a Santiago. Su nombre proviene de Osera (osos - ursus en latín, como aparece en el escudo), que al pasar al idioma gallego se convirtió en Oseira, ya que el lugar donde se halla enclavado el monasterio, en una concavidad de la sierra Martiñá, en la margen derecha del río del mismo nombre.

Los primeros edificios de este monasterio eran muy modestos pero poco a poco fueron ampliándose, por las continuas donaciones y la mejora de la economía de los propios monjes, que era una población considerable. Un ejemplo de este poderío es que los monjes llegaron a poseer el puerto pesquero de Marín, edificando incluso en esa villa un fuerte para la protección de la ciudad. Podemos decir que llegó a ser una de las mayores iglesias de la orden en España. La comunidad actual es muy escasa (foto arriba). Aquí en Oseira había vivido San Famiano, un peregrino alemán que luego fue santo patrono de la ciudad italiana de Galesse y cuyo cuerpo se halla incorrupto en la basílica que tiene dedicada en dicha ciudad.
En el siglo XV llegaron los abades comendatarios, que llevaron al monasterio al borde de la desaparición. A todo esto puso fin en 1545 la Congregación de Castilla, que dieron grandiosidad arquitectónica al conjunto monumental. Aquí hubo también un Hospicio de Peregrinos, ya que el monasterio fue una importante desviación del Camino Meridional a Santiago.
De los incendios del monasterio el más importante fue en 1522, que redujo a cenizas casi todos los edificios fuera del templo. Quedó entonces en el monasterio sólo un pequeño grupo de monjes. 
Cuando la guerra de la independencia y la invasión de los franceses el monasterio se salvó de los saqueos y sirvió de refugio a muchos monjes y obispos del lugar. En el siglo XIX con la desamortización y los cambios políticos, fueron expulsados los monjes y el monasterio fue saqueado.
Un siglo estuvo el monasterio abandonado hasta que Florencio Cerviño González, obispo de Orense en 1929 logró revivir el monasterio con un grupo de monjes cistercienses. Treinta años más tarde comenzaron las obras de restauración, unas obras que se prolongaron en el tiempo y que han merecido el Premio Europa Nostra. En esta época era un colegio-reformatorio.
Fotos del monasterio a principios del siglo XX
El monasterio fue utilizado como hospicio y también como campo de concentración de prisioneros de la guerra civil. Concretamente los presos políticos estaban en un edificio situado a la derecha de la fachada  principal del monasterio, enfrente a la fachada de la iglesia. Aquí estuvieron encarcelados intelectuales gallegos y alcaldes de izquierda. Abajo una foto de esa época, donde se mezclan presos, niños sin hogar y los monjes del monasterio.

Según he podido leer en un artículo de los profesores de la Universidad de Vigo, Domingo Rodríguez Teijeiro y Julio Prada Rodríguez: A finales del verano de 1936, constatamos los primeros traslados de presos para ser empleados en las obras de reconstrucción del monasterio de Oseira, por lo que es fácil deducir que en este, como en tantos otros aspectos del régimen franquista, la norma represiva iba por detrás de la práctica diaria. En cierto modo era la configuración del sistema de redención de penas por el trabajo.
No parece existir un criterio geográfico definido a la hora de decidir la ubicación en este centro de los presos. Lo mismo se recluye a vecinos de la misma comarca en la que se ubica el monasterio que ingresan otros procedentes del extremo contrario de la provincia, pasando por los naturales de las tierras centrales ourensanas. Lo mismo se trata de un único preso de un ayuntamiento concreto que de un contingente importante de detenidos de una misma parroquia, como sucede con los primeros detenidos de Santa María de Melias (Pereiro de Aguiar). Otro tanto sucede en lo relativo a su extracción socio- profesional: desde jornaleros a peones, pasando por labradores, carpinteros, albañiles, maestros, médicos, etc. La única característica común es la de tratarse de presos de escasa peligrosidad; de hombres de escasa significación política (no ser "elementos de acción", según la expresión entonces al uso) a los que se recluye por los más diversos motivos y casi siempre a la espera de realizar una investigación más detallada sobre su conducta.
Rodríguez Teijeiro, D. y Prada Rodríguez, J. (2002) "El trabajo os hara libres. Una aproximacion a la explotación de la mano de obra penal en el Ourense de guerra y posguerra". MINIUS X: 209-236 
Pero sigamos hablando del Monasterio y de su belleza arquitectónica. 

Una de las joyas del monasterio es la sala capitular conocida como la sala de las palmeras, y es de finales del siglo XV. En la foto se puede ver como está sustentada por cuatro columnas centrales rematando en una original bóveda.
También el antiguo refectorio monacal puede visitarse el Lapidarium o Museo da Pedra, una colección de objetos y fragmentos de piedra obtenidos durante las restauraciones y excavaciones arqueológicas: lápidas, capiteles, columnas, elementos decorativos, etc.
Abajo algunas de las muchas fotos que hicimos en el interior del monasterio.
Al monasterio se le ha añadido en este tiempo una notable biblioteca, un archivo y una restaurada farmacia al estilo de los monjes cistercienses.
Datos útiles (web oficial del monasterio):
Horarios Mañana
  • 10:00 h.
  • 11:00 h.
  • 12:00 h.
Horarios Tarde
  • 15:30 h.
  • 16:30 h.
  • 17:30 h.
Los domingos y festivos de carácter religioso, por la mañana sólo hay pase turístico después de la misa monástica, aproximadamente a las 12:45h. Por la tarde se sigue el horario habitual de la semana.


Cómo llegar: Desde Ourense o Santiago a través de la carretera Nacional 525, hasta el desvío a Cea, una vez en la Villa de tan afamado Pan, en el centro de la misma a través de un desvío convenientemente señalizado y a una distancia de 8 kilómetros llegamos a Oseira. Desde Vigo, Pontevedra o Ribadavía, a través del «Eixo do Ribeiro», llegamos directamente a Cea en donde seguimos las indicaciones antes señaladas. 
+Info: Wikipedia, Web oficial del monasterio.

No hay comentarios: