La Canea, la joya de Creta

La Canea (en griego Chania) es la ciudad más turística y por qué no decirlo, la ciudad más bonita de Creta, y una de las más espectaculares del universo helénico. Aunque en tamaño, unos cien mil habitantes entre los pueblos anexos, es la segunda ciudad más grande, ya que cede su trono a Heraclión o Heraklion. Nosotros llegamos a La Canea desde el aeropuerto de Heraclión, hay buenas conexiones de autobuses, unas dos horas más o menos (ciento cincuenta kilómetros más o menos). Aunque hay un aeropuerto internacional en la península de Akrotiri llamado aeropuerto de Daskalogiannis, con vuelos charter a muchos países del mundo además de un vuelo diario a Atenas. También La Canea está conectada por numerosas líneas marítimas a Atenas y a otros puertos de las islas griegas. Aunque habitada desde el Neolítico, Chania proviene de un asentamiento minoico llamado Kydonia.
Puerto veneciano de La Canea
Fue una importante ciudad-estado de la Grecia clásica cuyo dominio se extendía desde La Canea a los pies de las montañas blancas. Sus constantes guerras contra otras ciudades fueron mencionadas incluso en la Odisea de Homero.
Aún se dejan ver partes de lo que fue la muralla de la ciudad.
Diferentes culturas, diferentes estilos arquitectónicos.
Fortaleza de Firka.
Mosaico romano ©Wolfgang Sauber
También estuvieron aquí los romanos, el cónsul Cecilio Metelo fue el que derrotó a los cretenses y conquistó esta ciudad, aunque le concedió los privilegios de una ciudad-estado independiente.
Antiguas murallas de La Canea
Y luego vinieron los árabes, y los bizantinos en dos ocasiones. Estos bizantinos comenzaron a fortificar fuertemente la ciudad aunque para ello utilizaron (destrozaron vamos) los materiales de los edificios antiguos de la zona.

Después de la cuarta cruzada y la caída de Bizancio, Bonifacio de Montferrato vendió a los venecianos la ciudad por solo 100 marcos de plata. Bajo el dominio veneciano fue la Diócesis de La Canea. También estuvo en manos de sus rivales de Génova, pero solo por un breve periodo de tiempo. Los cretenses perdieron su religión ortodoxa griega y el nombre de la ciudad, que se convirtió en La Canea. La gran Guerra de Creta (1645-1669) fue contra los turcos, las murallas de la ciudad no impidieron que el ejército otomano capturara la ciudad a los venecianos después de un asedio de dos meses. Estos también influyeron mucho en lo que es hoy la ciudad, transformaron los barrios y algunos templos cristianos pasaron a convertirse en mezquitas. También construyeron nuevas mezquitas como la Mezquita Pasha Hasan Küçük o mezquita Yali en el puerto. Igualmente el hammam y la red de fuentes. Aquí viví de hecho el pachá de Creta.
Mezquita del Pasha Küçük Hasan, o mezquita de los Jenízaros, que anteriormente tenía un minarete que desapareció (ver postal antigua de abajo)

Aquí nació Eleftherios Venizelos (1864-1936), una de las figuras políticas más importantes de Grecia y de Europa. En 1908, Venizelos logró establecer un gobierno revolucionario y fue el artífice, como primer ministro de Grecia de la unión de Creta con Grecia el 1 de diciembre de 1913. La bandera griega se elevó por primera vez en el Fortaleza Firka en el puerto viejo, en presencia de Venizelos y el rey Constantino. 
Campanario y minarete: símbolos cristianos y musulmanes se mezclan en el skyline de La Canea.
La ciudad permaneció bajo control otomano durante muchos años a pesar de que Grecia se liberó, Creta fue objeto de debate internacional, una especie de Estado independiente. Hubo entre los siglos XIX y XX problemas entre los turcos y los griegos que vivían en Chania; especialmente después del acuerdo del intercambio de población entre Grecia y Turquía en 1922 se produjo la expulsión de los últimos residentes musulmanes de la isla. 
Pero no fueron los turcos los últimos en invadir la isla, aquí llegaron en la Segunda Guerra Mundial las fuerzas de ocupación alemanas. La fuerza británica tuvo que enfrentarse a los paracaidistas alemanes durante la Batalla de Creta en 1941. Una parte de la ciudad fue bombardeada y una proporción significativa de la población fue aniquilada o encarcelada. Peor destino tuvo la población judía que transportada en un barco alemán fue torpedeada por los ingleses. 

Catedral ortodoxa o Catedral de la "Presentación de la Virgen María" no es excesivamente antigua, su construcción (durante el último período de la dominación otomana) se terminó en el año 1860. La iglesia, como se ve en la foto, tiene tres naves y una torre campanario. Está situada en la Plaza Athinagora en el casco antiguo. Antiguamente había una pequeña iglesia en el mismo sitio desde el siglo XI. La catedral fue dañada en la guerra greco-turca de 1897 y la restauración la pagó el zar de Rusia, que también donó la campana de la catedral.
La iglesia en su interior está decorada con pinturas religiosas, obras de los pintores G.Kalliterakis, G. Stravrakis, E. Tripolitakis y D. Kokotsis.
La otra Catedral de La Canea es la católica, o Catedral de la "Asunción de la Virgen María". Es igualmente relativamente moderna, fue construida en 1879 por el primer obispo católico de Creta Aloisio Cannavo, para atender a toda la población católica de la región. Es llevada por los capuchinos. Aunque esta catedral es reciente pero no la religión católica en la isla, ya que la sede de la Diócesis de Creta se remonta al año 1213. Abajo una foto de la misma.
Iglesia católica.
Hoy son los extranjeros turistas los que si que han invadido con sus euros y sus dólares la ciudad, repleta de hoteles y restaurantes. 
Perfil característico del puerto y paseo marítimo, lleno de vida a todas horas.
A la derecha del barco se observan las antiguas atarazanas, astilleros de la época veneciana.
Muchos de los edificios importantes de la ciudad son la mezcla de todas estas culturas.
Perderse por las calles de La Canea es todo un placer.
El casco antiguo es verdaderamente apasionante, bordeando el antiguo puerto veneciano. Su parte central se llama Kasteli. De las antiguas murallas solo permanecen algunas partes. El centro de la ciudad moderna es la zona que se extiende hacia el sur desde el casco antiguo.
Relax en La Canea: un café, un paseo en coche de caballo...
Sinagoga
La plaza principal de la ciudad vieja es la plaza Eleftherios Venizelos Square, también conocida como plaza Syntrivani (del turco Sadirvan 'fuente') y es el corazón de la actividad turística en la zona. Al lado se encuentra el barrio de Topanas, que era la ciudad donde vivían concentrados los cristianos durante el período Otomano. Este barrio tiene muchos callejones estrechos y edificios antiguos, algunos de los cuales han sido restaurados como hoteles, restaurantes, tiendas y bares. 
La judería (Barrio de Evraiki o Ovraiki) se encuentra detrás del puerto. La parte moderna de Chania es donde viven y trabajan la mayoría de la gente "normal". El barrio más antiguo de la ciudad moderna es Nea Hora (que significa "ciudad nueva"). Desgraciadamente se nota como el efecto del turismo ha sacado a los residentes de las zonas históricas y turísticas hacia barrios periféricos, así como hacia las áreas alrededor de la ciudad, que solían ser más rurales, principalmente a la península de Akrotiri.

Nos despedimos de ustedes con la imagen más impactante de La Canea, su faro veneciano de 21 metros de altura. Espero les haya gustado la entrada y mejor aún intenten una visita a Creta y a esta, su más bella ciudad. Si tienen algún comentario, sugerencia, o simple actualización, les pido los dejen abajo. 
Gracias, ευχαριστώ (efcharistó) !!



Datos útiles - La Canea
El hotel que nos habían recomendado fue todo un éxito, el "Porto Veneciano", sin duda un gran hotel y con vistas al puerto. Muy buen nivel a un precio tampoco excesivo para lo habitual.
Para comer, os podemos decir los sitios visitados que nos gustaron, los que no, preferimos siempre obviarlos. Como costumbre acudir más a los sitios donde haya locales comiendo. Pero empezamos con nombres: el restaurante "Glossitses", allí pedimos las especialidades, los rollos de pasta filo de queso Manouri y unas especie de albóndigas alargadas llamadas soutzoukakia, además de unos entrantes de boquerones en vinagre, humus y la siempre pedida taramosalata (un plato de huevas de pescado). Este es un sitio en pleno paseo marítimo, para guiris, pero sin embargo es, creemos, el mejor de la zona y el más cordial y afable para hablar con sus camareros e incluso con su dueño Christos.
No puede faltar el raki
También es recomendable el restaurante "Kouzina e.p.e.", un sitio muy bonito, cerca del minarete turco. Y una tercera recomendación: el "Chrisostomos" donde es fundamental tomar su plato más típico, la staca (un tipo de queso) con huevo frito, también esta muy bueno el cordero asado, para chuparse literalmente los dedos. En todos los restaurantes se termina con su correspondiente raki (orujo blanco más o menos) que aquí lo ponen en todos lados al pedir la cuenta además de un platillo de fruta e incluso a veces una copa de helado, todo esto gratis. En general y teniendo en cuenta que estamos en una zona turística con presencia de muchos turistas de la Europa del norte, y que los precios por ello suben, la realidad es que comer no es excesivamente caro y la calidad de los productos en general es muy buena.
Mercado: Conocido como el Ágora, es uno de los lugares con más movimiento de la ciudad y merece la pena visitarlo no por su construcción que es moderna (principios del siglo XX) sino por el bullicio de la gente, vendiendo sus productos.
Museo Arqueológico:  ocupa el edificio del antiguo Monasterio veneciano de San Francisco, en la calle Jalidon, 25. Se inauguró como museo en 1962.
Museo Naval situado en la fortaleza Firka, del cual ya hicimos una entrada en este blog (aquí). 
+Info
Podéis encontrar más información en Wikipedia, y sobre todo en el blog de viajes de mi amigo Manolo, especialista en Creta: aquí.

No hay comentarios: