La Fortaleza Koules de Heraklion

Llegamos y salimos de Creta por su capital Heraklion, cuyo mayor reclamo sin duda es el Palacio de Cnosos, del cual ya hemos hablado aquí en el blog hace unos meses, pero Heraclión es mucho más, y aunque es una ciudad que la mayoría de los visitantes la consideran la menos atractiva de la isla, por ser tumultuosa, a mi al menos me pareció muy viva, muy real, menos turística pero más auténtica. Por ello hoy hablaremos de el puerto de Heraklion y de su fortaleza veneciana.
Un día imponente de agosto, la mar como un plato en el puerto de Heraclión
A las cuatro de la mañana griega aterrizamos en el aeropuerto de Heraklion, apenas con un par de horas de sueño desde Madrid. El avión de Iberia Express muy incómodo y la hora era complicada, muy tarde o muy temprano. El hotel que teníamos "Atrion Hotel" nos brindó la posibilidad de esperar en unos cómodos sofás hasta la hora del desayuno, por cierto no me acordaba de lo bueno que hacen aquí el yogur. Desayunar muy temprano permite programar bien el día, además cargado de un buen desayuno bufet de los que tienen de todo. Y ahí estaba frente al puerto la imagen suntuosa de la fortaleza veneciana: Koules. Los venecianos la llamaron la Rocca a Mare, pero hoy se la conoce como Koules, una corrupción del lenguaje turco Su Kulesi (Torre del Agua).
La fortaleza se caracteriza por sus dos entradas flanqueadas por los típicos leones alados venecianos. Pagados los 2€ accedemos a visitar las galerías de abajo, con cañones y con restos arqueológicos, para subir luego a la parte alta donde se divisa toda la ciudad con unas vistas a las bóvedas de los arsenales.
Fortaleza de Heraklion
Hagamos un poco de historia, recordemos que la Cuarta Cruzada en 1204 resultó en la caída de Constantinopla. Creta pasó a manos del líder de los cruzados, Bonifacio de Montferrat, quien a su vez vendió la isla a Dandolo, el Dux de Venecia.

Pero la fortaleza veneciana tuvo que esperar hasta el siglo XVI, parece que empezó a construirse entre 1523 y 1550. Creta formaba parte de Venecia como una única provincia administrativa conocida como el Regno di Candia. Candia era el nombre de la isla y de su capital (Heraklion), que siguió siendo el centro político, militar, comercial, social e intelectual de la isla durante los cinco siglos de dominio veneciano, y uno de los centros urbanos más importantes del este Mediterráneo. Candia era la segunda ciudad más importante de la República, después de Venecia, obviamente. El león de San Marcos no da la bienvenida a la fortaleza Koules.
El resurgir de Heraklion junto a la amenaza turca hicieron que el Senado veneciano decidiera construir una nueva entrada fortificada alrededor de la ciudad: el fronte bastionato, el sistema de frente de bastión, convirtiéndose en el único ejemplo de este tipo en todo el Mediterráneo que se conserva hoy día en tan buenas condiciones.
Un paseo agradable desde el puerto hasta la entrada de la fortaleza
El león alado de San Marcos
Vista de la parte superior de la fortaleza
Los temores de una invasión turca eran tan evidentes que en el año 1645 comenzó la guerra con los turcos. Un ejército turco desembarcó en el oeste de Creta en ese año, y después de muchas batallas duras, los turcos se convirtieron en señores de toda la isla, excepto Heraklion. La ciudad resistió un asedio de... ¡veintidós años!
El fuerte estaba armado con 18 cañones en la planta baja y 25 cañones en la parte de arriba

Parece que el triunfo turco se debió a que un tal Andrea Barozzi dio los planos de las murallas al Gran Visir Köprülü Ahmet Pasha. La fortaleza veneciana era la más fuerte del Mediterráneo oriental y gracias a ella se pudo resistir este mortal asedio. Después de la rendición de Heraklion, se demolieron parte de los imponente muros de la ciudad.
  
La planta baja también albergaba una prisión (ver fotos de arriba) y zonas de almacenamiento de alimentos y municiones. El horario de la fortaleza Koules es de ocho y media a tres en invierno y hasta las siete en verano, todos los días, excepto los lunes.
... y ya va siendo hora de comer o cenar, al horario europeo nos adaptamos pronto, y cenamos en un lugar recomendado, el "Ladokolla", uno de los restaurantes de la calle Marinelli, también muy cercana al puerto, muy concurrida y con variedad de garitos gastronómicos. El lugar no falta a las expectativas, muy recomendable y bien de precio. Entrantes típicos (mezedes) como tsatziki, taramosalata,... y un par de platos de pescado, un carpaccio y unos calamares a la plancha ¡sobresaliente! Grecia tiene entre sus encantos no solo las "piedras" arqueológicas o las playas, sino también una comida mediterránea que hace las delicias de cualquiera y a un buen precio para los españoles.
Lamentablemente parte de los astilleros venecianos fueron destruidos en el año 1936, durante la modernización de la ciudad. Aunque aún se conservan también parte de las atarazanas como podéis ver en las fotos de arriba y abajo.
Abajo imagen de cómo era el conjunto de las atarazanas del puerto de Heraklion
© http://www.explorecrete.com
Hoy en día, el puerto se utiliza como un pequeño puerto deportivo
Os dejo con estas preciosas vistas del puerto de Heraklion, espero os haya parecido interesante esta historia de la fortaleza Koules
¡hasta la próxima viajeros!


Más información en: Explorecrete.com
También en el blog con la etiqueta #Creta

1 comentario:

Anónimo dijo...

No he estado en Heraklion, sin embargo este texto sobre la historia de la Fortaleza Koules, me ha abierto el apetido de conocerla. Actualmente, parece una construcción plácida, aunque durante siglos fue escenario de batallas y guerras. Es interesante ver, cómo se transforma una construcción con el paso del tiempo y comprobar su cambio de utilidad. Este es un buen ejemplo.
Saludos
CarmeLa