Bermeo, antigua capital de Bizkaia

En mi época de marino, navegué con muchos marineros de Bermeo, bermeotarra como a ellos les gusta, y de siempre estaba por ir a Bermeo y nunca iba. Además el euskera que se habla en Bermeo (un subdialecto del euskera biskaino) es muy particular, muy "cantarín". Así que en mi último incursión en Euskadi, allí fuimos, ¡a Bermeo!
Bermeo fue fundada en el año 1236 por Don Lopez Díaz de Haro, que lo recordaréis por el monumento que tiene en Bilbao. No es solo una de las villas más importantes de Bizkaia, sino que fue hasta 1602 su capital. A la entrada en Bermeo veréis que huele a mar por todas partes, porque Bermeo es sobre todo un puerto de mar, hoy convertido por una parte en lugar de refugio de embarcaciones deportivas o de placer, y un puerto pesquero con su propio varadero que sirve de atraque a los  barcos de los arrantzales que nos traen las maravillosas anchoas del Cantábrico. La actividad pesquera y conservera del municipio da vida a esta villa marinera. Bermeo cuenta con infinidad de atractivos turísticos, especialmente San Juan de Gaztelugatxe, convertido en un polo de atracción de turistas desde que se hizo protagonista de la famosa serie Juego de Tronos, pero de esto hablaremos en otro post, hoy nos centraremos en Bermeo. 
Su escudo, fijaros arriba, tiene lobos, una cabeza, y una ballenera con la ballena. La ballena representa la actividad que antiguamente desarrollaban los bermeanos desde el siglo XI hasta el siglo XV aproximadamente. Los lobos son símbolo de las armas de Vizcaya, de la casa de Haro. La cabeza barbada de anciano representa la primacía que tuvo Bermeo sobre los demás pueblos de Vizcaya: en las Juntas Generales de Vizcaya a Bermeo le correspondía el primer asiento entre todos los representantes de las demás villas.

A pesar de que lo típico de la zona es el clima oceánico, con lluvias repartidas durante todo el año, aquel día nos bendijo el sol pero bien, con temperaturas inusuales de más de treinta grados (¡con mascarillas!) pero eso si, con un cielo limpio y radiante para lo que es habitual en Bermeo y en Bizkaia en general.

El puerto viejo ahora está muy preparado para el turismo náutico y en su fachada hay numerosos restaurantes.
Bermeo está situado en el interior de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai. El estuario de Urdaibai es un área natural formada en la desembocadura del río Oka, en la comarca vizcaína de Busturialdea y cuenta con una gran riqueza ecológica. Es uno de los espacios naturales más salvajes y bonitos del País Vasco.
  • Puerto Viejo y Puerto Nuevo
En Bermeo, como en la historia de su escudo, sigue estando presente el mar, la pesca, aunque ya la actividad ballenera hace siglos que desapareció. Hay cantidad de empresas conserveras y los barcos pesqueros nos dan la bienvenida en su puerto. Aquí es famosa la carrera de traineras de Urdaibai (Elantxobe, Mundaka y Bermeo). 
Hasta este verano (2020) había un Ballenero, el Aita Guria de Bermeo, atracado en el puerto, al lado de la oficina de turismo, que se construyó tomando como base unos planos realizados en el siglo XVII por balleneros vascos. En su interior, los visitantes podían descubrir, in situ, los recorridos que hacían dichas embarcaciones, qué enfermedades contraían los marineros y lo que comían, entre otras cosas. Cuando nosotros visitamos descubrimos la noticia de su desguace por falta de presupuesto para el mantenimiento por parte del ayuntamiento (noticia aquí).
Es recomendable si hay tiempo embarcar en un barco turístico que da un pequeño paseíto por los entornos del puerto (aquí información).
La silueta de la Iglesia de Santa Eufemia donde se juraban los fueros se ve desde el puerto
Las casas de Bermeo están situadas prácticamente encima del viejo puerto. Las antiguas casas de los pescadores son muy coloridas, las más cercanas al cantil del muelle guardan espacio para pequeños restaurantes con mucho sabor marinero. En 1996 Bermeo fue declarado "Bien Cultural" en la categoría de Conjunto Monumental.

  • Olatua
Olatua es ola en euskera. La escultura se encuentra en uno de los espigones del puerto viejo y es obra del artista vasco Nestor Basterretxea. Su interpretación lo tenéis al pie de la misma: Bermeo, mi querido pueblo, eres la impresionante fuerza de una gigantesca ola.
  • Última ola, último aliento
Otra de las muchas esculturas de Bermeo, cerca de la anterior y de Enrike Zubia, que nos cuenta la historia de un náufrago ante la presencia de un joven y un perro. Realmente es muy emotiva.
Biblioteca Municipal y punto de información de turismo
Una de las iglesias más importantes y la más antigua de Bermeo es la Iglesia de Santa Eufemia. Un templo del siglo XIII aunque reformado posteriormente. Es de estilo gótico, aquí los señores de Bizkaia juraban los fueros y como hemos dicho al principio, Bermeo era el primer asiento. Varios Señores de Vizcaya y a la vez reyes castellanos confirmaron los fueros y privilegios de la villa aquí, en la iglesia de Santa Eufemia. Entre ellos, Fernando el Católico, quien el 31 de julio de 1476 que confirmó a la villa como "Cabeza de Vizcaya", título que Bermeo ya empleaba. En 1602 tras duro y largo pleito pasó a Bilbao.
La fundación de la villa de Bilbao en el año 1300 contribuyó notablemente a la decadencia de Bermeo, y otro hecho lamentable fue el incendio de Bermeo en el año 1504. El siglo XVIII marca para Bermeo una etapa de franco florecimiento, debido fundamentalmente, al desarrollo de la actividad pesquera. Bilbao se mantiene como puerto mercante y Bermeo como puerto pesquero. Ya en el siglo XX Bermeo es junto con Vigo el principal puerto pesquero de la península, aunque hoy día el sector se encuentra en una reducción de la flota, pero se mantiene la pesca de bajura. A pesar de ello hoy Bermeo es una ciudad muy activa económicamente y la arquitectura urbana del casco histórico es muestra de ello y mantiene los colores de la época, además de estar bastante cuidada.
El Ayuntamiento situado en en la parte alta de la villa, en la plaza Sabino Arana Goiri, donde se instalan los mercadillos, junto a la Iglesia de Santa María, en el casco histórico. Fue erigida en 1732. En su fachada se pueden observar dos relojes solares y es  considerada Monumento Histórico Artístico.
La Iglesia de Santa María es un edificio del siglo XIX, una de las joyas neoclásicas de Euskadi. Tiene un pórtico y una fachada principal un tanto particular con su frontispicio triangular.
Abajo la Puerta de San Juan, tenemos que pensar que Bermeo, estuvo rodeada totalmente por una muralla que tenía siete puertas. Esta puerta, toma su nombre de San Juan de Gaztelugatxe (obsérvese una estatua pequeña acristalada con marco rojo del santo), pues era la salida hacia ese lugar.
Arco de la puerta de San Juan
En la parte alta de Bermeo, junto al arco (foto de arriba) nos encontramos a la vendedora de pescado. Una obra del bermeano Enrike Zubia.
Bermeo es sin duda uno de los lugares más nacionalistas de Bizkaia, casi el ochenta por ciento habla euskera, bizkaino los más viejos, batua los más jóvenes. Aquí no hay concejales de partidos "españoles" y desde las primeras elecciones, prácticamente todos los representantes han sido de partidos nacionalistas así como los alcaldes.
  • La lechera
Enrike Zubia también es el escultor de la lechera un conjunto de estatuas con la propia lechera repartiendo la leche junto a su burro. Se encuentra cerca de los claustros de San Francisco que era el lugar donde llegaban las lecheras de los caseríos a las afueras de Bermeo.
El convento de San Francisco es de los edificios más antiguos de Bermeo. El conde Tello y su esposa Juana de Lara ordenaron su construcción 1357. Lo forman una iglesia gótica, un claustro y la residencia. La iglesia, que no pudimos visitar, tiene una larga historia y fue quemada en el siglo XIX por los ingleses y luego reconstruida, esta rodeada de edificios civiles por lo que no es fácil de ver. En el claustro (que si estuvimos, ver las fotos de arriba), se abre al patio central a través de arcos apuntados sostenidos por pilares decorados por tres pequeñas columnas. Las cuatro esquinas cuentan con un arco escarzano sostenido en ménsulas decoradas con motivos figurados: frailes rezando, cantando o predicando.
El parque Lamera se encuentra entre los dos puertos y la estación de tren. La mayor zona de ocio, aquí se ven muchas parejas con sus chicos y cafés, así como la silueta en el fondo del Casino de Bermeo. El casino de finales del XIX, nunca llego a ser un casino como tal, fue diseñado para albergar la Sociedad Bermeana. Se derrumbó en 1983 a consecuencia de unas inundaciones y fue reedificado de nuevo. Esta obra está considerada dentro del eclecticismo y es originalmente del arqutiecto Severiano Atxukarro. Hoy es más un edificio multi-usos de carácter cultural.
  • ¿Dónde comer?
Yo os propondría dos sitios, cada uno a su estilo, uno más popular de menú y otro de asador y de categoría. El asador lo tenéis en las fotografías de arriba, el Almiketxu y se come de maravilla pero claro tiene un nivel de precio más elevado, todo estaba muy rico, pedimos ensalada de ventresca de bonito, pimientos, chorizo y morcilla (¡espectacular la morcilla de puerros!) y chuletas de cordero. 
Pero si de menú se trata os recomendaría el Bermeoko Kafe Antzokia, no todos los días te ponen en un menú de dos platos, uno de marmitako y otro de rape, además de postre goxua, que es el típico postre vasco, con su vino y agua, por 13€ (2020).
  
Aquí os dejo con mi cara de felicidad del Bermeoko hegaluze marmitakoa.
Gracias a Marta y a Marian por acompañarme y hacerme feliz en este viaje.



No hay comentarios: