Conjunto Arqueológico de Carmona

Hace algunos años visité Carmona (aquí tienen la entrada de entonces), hoy les presento una segunda visita que nos llevó a visitar la necrópolis, y en general su conjunto arqueológico. Carmona ocupa una meseta sobre el valle del río Guadalquivir. Su posición en altura hace que su pasado histórico de asentamientos sea grande, además que urbanísticamente es una ciudad que ha conservado parte de su encanto que se aprecia si recorremos el casco histórico .

El Conjunto Arqueológico de Carmona (web del Patrimonio Andaluz) tiene dos partes divididas por una calle: la necrópolis y el Anfiteatro. El conjunto funerario es tanto prerromano como romano. Una vez traspasada la valla que da entrada al conjunto, se accede a través del museo que hace de centro de recepción, con algunas de las piezas más importantes halladas en las excavaciones. El mirador permite a su vez una bella vista de la ciudad de Carmona, la Vía Augusta, los espacios funerarios y el anfiteatro. La escultura de arriba a la izquierda representa una figura femenina de pie, sin cabeza y fue hallada en la Tumba de Servilia, a la que da nombre, y posiblemente pertenecía a la joven que fue enterrada en ella. Una inscripción encontrada en el pedestal donde se asienta actualmente la escultura explica que esta tumba fue dedicada a Servilia por su madre Polia. 

Acceso al conjunto arqueológico
Las excavaciones arqueológicas se iniciaron en los últimos años del siglo XIX, gracias a la iniciativa de D. Juan Fernández López y al arqueólogo inglés D. Jorge Bonsor, que adquirieron los terrenos del Campo de las Canteras y Campo de los Olivos, en 1881 y 1884 respectivamente (Wikipedia). 
Al otro lado de la necrópolis se encuentra el Anfiteatro
Museo del Conjunto Arqueológico
Otra de las piezas del museo de Carmona es la cabeza de una persona probablemente correspondiente a la de la tumba donde se encontró  y corresponde al siglo I d.C. 

Entrando de lleno en la necrópolis nos encontramos cámaras para la incineración, así como tumbas familiares. El tiempo del conjunto parece abarcar los siglos I y II d. C. Excavados en la roca se encontraban las cubetas con las que se llevaban a cabo la incineración de los muertos, la pira.

El mausoleo colectivo familiar estaba formado por una cámara subterránea a la que se accedía por un pozo con escalones, una cámara cuadrangular, con un banco corrido en la parte inferior, en donde se colocaban las ofrendas, y sobre el que se abrían los nichos. Las tumbas se enlucían y decoraban.

La Tumba del Elefante es una de las más espectaculares, más que una tumba, se puede considera un santuario, donde recibían culto el dios Attis  y la diosa Cibeles. En su interior apareció la escultura de un elefante, que da nombre al edificio y que está relacionado con el culto oriental. Estos dioses orientales llegaron a ser muy populares en Roma. 
Attis era un dios que moría y resucitaba cada año ¿...!, uno de los favoritos dioses de los habitantes de Carmona y unía las culturas orientales y mediterráneas.
Tumba del elefante
Ilustración del "santuario" de la Tumba del elefante
Los ustrinum, eran nuestras actuales salas de incineración, cuando se reconvertían en tumbas se llamaban entonces bustum. En las excavaciones se encontraron urnas con las cenizas del difunto junto a piezas que componían el ajuar del fallecido, en el exterior se indicaba una referencia a la persona que allí se encontraba. El color rojizo de la piedra se debe a los fuegos permanentes de la incineración.
Ustrinum
Tumba de los cuatro departamentos
La Tumba de los cuatro departamentos debe su nombre a la distribución en cuatro cámaras de iguales proporciones, simétricas con relación a un pasillo central, conserva gran parte del estucado blanco que recubría las paredes.
La Tumba de las guirnaldas (foto abajo) es una de las más bonitas por las pinturas de su interior aunque la conservación no es la mejor de todas. A su lado el "ustrinum" correspondiente donde se levantaba la pira de incineración.
Tumba de las guirnaldas
La Tumba de Postumio conserva aún algunos frescos, merece la pena bajar por las empinadas escaleras. Hay en este caso una firma, al parecer del autor de las pinturas, que es  C. Silvanus, algo al parecer muy extraño en el mundo romano, pues siempre eran anónimos.
Tumba de Póstumo

Ilustración de las pinturas de los frescos
Tumba de Servilia

La Tumba de Servilia es la más impresionante (fotos de arriba), sigue los cauces griegos reproduciendo una lujosa mansión, se puede ver como había un patio porticado al que abren diferentes estancias de dos pisos. Uno de estos ámbitos lo constituye la galería cubierta, en cuyo tramo central se encuentra una cámara donde parece que pudo estar originariamente la escultura de Servilia con la que abrimos esta entrada. En el frontal está la cámara funeraria con un vestíbulo. Sin duda es la tumba de una poderosa familia de Carmona.


El Anfiteatro, al otro lado de la calles y con un cierre perimetral, no se podía visitar cuando estuvimos, y es un edificio excavado parcialmente en la misma roca aprovechando la forma del paisaje, Del graderío se conserva muy poco en la actualidad, aunque conserva restos del estuco. En la estructura se hace ver un encaje de una posible superestructura de madera que completaba la grada. La zona del anfiteatro se confunde con la necrópolis, ya que se usó también como punto funerario y por ello se encuentra rodeado de tumbas.

Anfiteatro (esta foto no es mía, es de la web de la Junta de Andalucía)



Fuente:

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola, interesantísimo, Paco. Ya tenía ganas de conocer Carmona, pero esta necrópolis y su conjunto arqueológico hacen aún más atrayente la vista a esta ciudad. No tenía ni idea que existía este peculiar e insólito conjunto arqueológico. Además, lo explicas e ilustras muy bien. Resulta absolutamente didáctico.
Hace muchos, muchos años que no voy a Andalucía y es un error que tengo que subsanar. La falta de tiempo es un problema, porque tengo una lista larga de ciudades y lugares para visitar, todos ellos desconocidos para mi... y aunque conozco Sevilla, Almería, Granada, el Cabo de Gata, Chipiona y Sanlúcar de Barrameda, hace años que no voy al sur. También estuve en Marbella de pequeña con mis padres, no obstante no me acuerdo de nada.
¡Salud!
CarmeLa