El castillo de Haut-Kœnigsbourg

Alsacia esta llena de castillos, especialmente en la zona que limita con la Lorena, pero el castillo de Haut-Kœnigsbourg es sin duda el más importante. Francia tuvo la suerte de encontrárselo "gratis" restaurado por los alemanes, en la época en que estos dominaron la región. Es una de las atracciones turística y por ello es normal, especialmente en temporada alta, de largas colas de coches en la propia carretera en la última pendiente que te lleva a la entrada del castillo (hay ciento cincuenta aparcamientos a lado y lado, cuanto más lejos más andas claro). Además es mejor llevar la entrada comprada por internet porque te evitas colas y llegar a primera hora de la mañana, aunque la visita se puede hacer en una hora o un poco más, dependiendo lo que te dediques a hacer fotos.
Subida al castillo de Haut-Kœnigsbourg desde Colmar

Exactamente se encuentra en el término municipal de Orschwiller, en la montaña del Stophanberch (755 m) en los Vosgos. Puedes optar, no fue mi caso, por un servicio de autobús, yo lo hice por una carretera, que ya de por sí es una gozada, aunque tampoco os voy a negar que tiene muchas curvas. El paisaje mientras subes, es un placer por sí mismo; los Vosgos, en general tienen zonas preciosas con estaciones de esquí en invierno y miradores que permiten ver toda la comarca.

Pero empecemos a hablar del castillo. El nombre actual del castillo, Haut-Kœnigsbourg, es el resultado de la adaptación del nombre alemán Hohkönigsburg que se traduce como “castillo alto del rey”.
En 774, Carlomagno donó Stophanberch o Staufenberg (nombre del paso donde se construyó Haut-Kœnigsbourg) y un terreno contiguo al priorato de Lièpvre, dependiente del de Saint-Denis. En 1079, Federico el Viejo fue nombrado duque de Suabia por el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Enrique IV y construyó el castillo de Stauf en el monte Hohenstaufen. Para fortalecer el poder de los Hohenstaufen en Alsacia, Frédéric le Borgne creó una línea de defensa y para eso, construyó muchos castillos y algunos de ellos en tierras que no le pertenecían como era el caso del castillo de Haut-Kœnigsbourg en unos terrenos que pertenecían a los monjes de la abadía de Lièpvre que protestaron al rey Conrado III en 1147, siendo la primera mención del castillo en un documento escrito. Posteriormente con la pérdida de poder de los Hohenstaufen, el castillo fue conquistado e incendiado en 1462. Los restos de Haut-Kœnigsbourg fueron luego confiados a la familia Thierstein que construyeron dos torres de artillería y poderosos muros. Los Thierstein, arruinados vendieron el castillo a Maximiliano I. En 1633, durante la Guerra de los Treinta Años Alsacia quedó devastada. En 1871 con el Tratado de Frankfurt Alsacia se ha convertido en alemana y es cuando el Kaiser Wilhelm II de Hohenzollern propone crear un museo allí para promover la germanidad de Alsacia. La restauración durará desde 1901 hasta 1908.
Personal que trabajó en la restauración del castillo. La gestión de la restauración de este castillo fortificado
fue confiada en 1900 a Bodo Ebhardt, un arquitecto y arqueólogo berlinés de 35 años.
Al final de la Primera Guerra Mundial en 1919, el castillo pasó a manos del Estado francés durante la restitución de Alsacia-Lorena, en aplicación del artículo 56 del Tratado de Versalles. (+Wikipedia en francés)
La restauración de los castillos siempre es, como todos sabemos, un tema complicado y arriesgado, cualquier restauración; a pesar de ello se han pintado los techos como se suponía estaban decorados. El resultado, al menos para los turistas, no es malo, com puede verse en las fotos de abajo. Sin embargo, los críticos de la reconstrucción señalan que ciertos elementos fueron imaginados por el arquitecto, porque estaban completamente destruidos. Entonces, muchos conjuntos se consideraron fantasiosos. Hay también espacios dedicados al Kaiser, como es el de la foto de la izquierda, donde en el techo se dibuja su escudo.
También se trasladaron muebles antiguos al castillo.


En el castillo hay animación y personajes vestidos de la época que hace la visita más amena especialmente para los más pequeños con la escenificación de personajes del castillo.

Realmente el castillo está pensado para ser una atracción, por no faltar no le falta ni un buen cañón.

Comentaros también que hay un servicio de ayuda a las personas con discapacidad pero realmente una visita completa requiere subir y bajar escaleras para poder ver por completo el castillo. 
Hay visitas guiadas pero te tienes que acoger al horario específico de las mismas según el idioma (no hay visitas guiadas en español, que yo viera). 
Para más información de precios, horarios en la Web oficial del castillo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola, es un castillo espectacular. Me imagino lo complicado de su construcción. También, la de su posterior restauración, por ser de un castillo tan complejo de restaurar no solamente por su ubicación, en lo alto de una colina, también por su gran tamaño.

Es un castillo de esos de películas de princesas. Un castillo para la ensoñación.
saludos
CarmeLa