Petra (1/3): el "tesoro" de Indiana Jones

Tenía grabada la imagen de Petra (en árabe, البتراء al-Batrā´) desde que vi hace ya unos cuantos años, (¡cómo pasa el tiempo!) la escena de Indiana Jones en búsqueda del arca perdida. Ya se, como diría mi amiga Virginia, que Indiana Jones ha hecho mucho daño a la imagen que tenemos de los arqueólogos, pero no cabe duda que el pulso mediático de la película lanzó, si cabe, más aún la imágen de esta ciudad escondida. La temporada alta para ver la ciudad rosa es entre Marzo y Mayo, pero nosotros la hicimos los primeros días de invierno con una reducida cantidad de turistas y sin el calor soporífero de nuestros estivales meses de vacaciones, por eso recomiendo esta época más intima para el viajero que quiere "saborear" cada uno de los rincones de Petra. Pero Petra es hoy día, no solo un importante enclave arqueológico de Jordania, y la capital del antiguo reino nabateo, es la fuente de riqueza más importantes del turismo del país. De hecho, según nos contaban los guías, no se pone un aeropuerto en las cercanías de Petra porque entonces nadie iría a Amman, ni visitaría Jerash por ejemplo, y la gente se limitaría a ver solo Petra. Es más, los cruceristas que vienen de Aqaba, se limitan a ver el tesoro de Petra, no les da tiempo de recorrer los, al menos diez kilómetros entre ida y vuelta, que tiene esta ciudad. El nombre de Petra proviene del griego πέτρα que significa piedra, y su nombre es perfectamente idóneo; no se trata de una ciudad construida con piedra sino, literalmente, excavada y esculpida en la piedra. 

Arriba, escena de la película de Indiana Jones, descubriendo Petra


Petra

El asentamiento de Petra se localiza en todo un valle, estrecho, de difícil acceso, al este del de la Aravá, que se extiende desde el mar Muerto hasta el Golfo de Aqaba. Es tan antigua como sus asentamientos neolíticos de más de nueve mil años. Lo que hace diferente a Petra de otras poblaciones más antiguas es que sus restos son construcciones labradas en la misma roca, destacando dos que sobresalen del resto, el llamado tesoro, que no lo es, el Khazneh, del que hablaremos en este post y el Monasterio, el Deir, al que se accede (accedimos) a través de más de ochocientos escalones y empinadas cuestas y que abordaremos en otro post. La ciudad de Petra es muy, muy antigua, se constituye como asentamiento permanente, como ciudad, a finales de siglo VII a.C. por los edomitas. Yo al menos no sabía quienes eran estos edomitas, pero he leído en Internet, que eran descendientes de Edom, hermano mayor de Jacob. Por causa de esta relación, los Edomitas eran reconocidos por los israelitas como una nación hermana, y la ley mosaica daba lugar a su admisión en la nación hebrea. Estos Edomitas ocuparon el país al sur del Mar Muerto, gobernados por jefes tribales que más tarde lo fueron por reyes. Los egipcios mencionan a beduinos Edomitas que recibieron permiso para entrar en Egipto en busca de comida durante un período de hambre. Parece que en uno de sus conflictos fueron derrotados por David según consta en algunos textos bíblicos.

Pero Petra dejó de pertenecer a los edomitas cuando fue ocupada en el siglo VI a. C. por los nabateos. De estos nabateos te hablan los guías de Jordania nada más que bajas del aeropuerto, los nabateos son, por decirlo de alguna manera, una referencia histórica asociada a Jordania, porque ellos fueron los que la hicieron prosperar gracias al control de estos pueblos de la ruta de las caravanas que llevaban el incienso, las especias y otros productos de lujo entre Egipto, Siria, Arabia y el sur del Mediterráneo. Los nabateos además crearon una escritura cursiva precursora del idioma árabe tal como hoy lo conocemos en sus signos lingüísticos.

Mapa de Petra ©Wikipedia
  1. Hotel, centro turístico
  2. Tumba « Djinn »
  3. Tumba de los obeliscos
  4. Túnel de conducción de agua.
  5. Sector de Al-Madras
  6. El Siq
  7. El Tesoro o Khazné
  8. Terrazas fachadas de tumbas
  9. Teatro romano
  10. Tumba de Uneishu
  11. Tumba de la urna
  12. Tumba corintia
  13. Tumba de los pisos
  14. Muralla norte
  15. Tumba de Sexto Florentino
  16. Torre Conway
  17. Tumba de Turkmaniyeh
  18. Ninfeo
  1. Vía con columnas
  2. Templo de los leones alados
  3. Arco de Trajano (Triple arcco)
  4. Qasr al-Bint
  5. Museo
  6. Canteras
  7. Necrópolis de Umm al-Biyarah
  8. El Deir
  9. Qattar ad-Deir 5
  10. Alto lugar de Madhbah
  11. Muralla sur
  12. Acueducto
  13. Casa de Dorotheos
  14. Necrópolis Mughr an-Nasarah
  15. Santuario de Al-M'aysrah
  16. Biclinium de la urna
  17. Triclinum de los leones
  18. Santuario de Isis
  1. Santuario de Umm al-Biyarah
  2. Monumento de la serpiente
  3. Alto lugar de Jabal Al-Nmayr
  4. Tumbas de Wâdi Al-Nmayr
  5. Wadi Farasah
  6. Tumbas
  7. Nicho del águila
  8. Fortaleza Al-Wu'ayrah Cruzados
  9. Gran Templo
  10. Alto lugar fortaleza de Al-Habis
  11. Dique
  12. Iglesia
  13. Alto lugar de Djebel Khubtha
  14. Wadi Siyagh

Pero como todo cambia, también cambió el destino de los nabateos que hacia el siglo VIII vieron cómo estas rutas comerciales cambiaban y cómo los terremotos asolaban algunas de sus maravillosas construcciones. Petra estaba y está situada en una región con una fuerte sismicidad: se encuentra donde la Placa Arábiga se separa de la Placa África. La sismicidad del sitio se ve reforzada por la proximidad del Gran Valle del Rift. En los años 363, 419, 551 y 747, varios terremotos dañaron la ciudad y sus monumentos.

A la caída de los nabateos prosiguieron los romanos, incluyendo la ciudad en la Decápolis, y más tarde el cristianismo firmó algunas construcciones posteriores de estilo bizantino. Luego en el Edad Media cayó en el olvido hasta que un particular "Indiana Jones", un explorador suizo, llamado Johann Ludwig Burckhardt en el año 1812 la descubrió a los ojos de los occidentales. Luego los ingleses comenzaron su particular saqueo llegando con una expedición en el año 1929 que levantó la veda de arqueólogos, buscadores de tesoros, e incluso poetas y artistas que buscaban la inspiración entre estos tesoros. En 1985 fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. En 1993 el gobierno jordano lo declaró Parque Nacional arqueológico. Y más recientemente, en el año 2007, Petra formó parte, después de unas votaciones a nivel mundial de lo que se ha venido en llamar "Las nuevas siete maravillas del Mundo Moderno". Además, Petra es todavía un hallazgo abierto, que sigue dando sorpresas, nuevas tumbas, nuevas excavaciones que están pendientes de que los arqueólogos sacuden todos sus secretos, algunos al menos.

Tumba de los obeliscos 

Puesto de entrada a Petra
Lo primero que haces al llegar a Petra es pagar los cincuenta dinares jordanos (55€) que cuesta la entrada de un día. Petra abre todos los días, todos, la única excepción algún escaso día en el que por una lluvia intensa (algo rarísimo) se cerro por miedo a riadas a través de los desfiladeros. El tiempo varía a lo largo del día y debes llevar (al menos en invierno) una vestimenta de capas, para ir quitándote a medida que el sol se levanta, por la mañana hace frío, no excesivo pero si como para llevar un chaquetón adecuado, luego a medida que vas andando y se hace mediodía te irán sobrando las ropas, ya no te digo nada cuando empiezas el camino al Monasterio donde te sobra todo y te quedas en camiseta incluso en el mes de Enero (no quiero ni pensar en Julio o en Agosto).

En el recinto arqueológico de Petra hay dos restaurantes tipo buffet, uno muy "cutroso" a 10 dj y otro bastante mejor a 19 dj pero que en todo caso es carísimo para lo que representa lo que dan para un país como Jordania, pero, claro, te encuentras dentro y no hay otra posibilidad.

Pero bueno, ya hemos pasado la entrada en Petra y nos encaminamos al Siq, avanzamos por Bab as-Siq, es decir "la entrada al Siq". Comienza el show, y comenzamos a ver cosas, entra ellos los Djinn (genios), unos bloques que representan a Dios o a los espíritus, son secretos sin aclarar, pero que nos dejan de impactar al comienzo de la caminata, hasta que llegamos al primer icono de Petra, la Tumba de los Obeliscos que conjunta los estilos egipcio y helenístico, ya que incluye los cuatro obeliscos piramidales (ver foto de abajo) además de una estructura de columnas dóricas.



El Siq

Comienza el Siq:
obsérvense las canalizaciones de agua





El Siq es sino un desfiladero de cuatro a seis metros de anchura, bastante estrecho e impresionante, que puede tener alturas desde los cuarenta a los ciento ochenta metros de alto. Su recorrido es aproximadamente de un kilómetro, algo más quizás. Cuando entras se te hace cortísimo, a la vuelta ya lo notas más porque vienes cansado, especialmente si has llegado hasta el monasterio. Ya al comienzo del mismo, te das cuenta de las canalizaciones que existían para el agua hacia el interior de Petra. Y uno se lleva la sorpresa de que el agua pudiera estar por ahí cuando ahora el desierto impide pensar que alguna vez esta ciudad pudo tener fuentes de abastecimiento, incluso depósitos de agua. Pero los nabateos construyeron un sistema de recogida y redistribución de agua, podían recuperar las aguas de una cuenca pluvial de casi cien kilómetros cuadrados gracias a la relativa impermeabilidad de las rocas. Hemos podido leer que ya en el siglo I, Estrabón menciona a Petra como un pueblo con fuentes en abundancia para fines domésticos e incluso para regar sus jardines. Lo que vemos al pasear por el Siq, cual si fueramos ese peliculero Indiana Jones, es una especie de acueducto excavado en la roca para canalizar el agua que llevaba a un dique y varios embalses y una amplia red de cisternas. Las aguas fluían al Siq. El sistema de distribución de agua se comparó con el de Roma.

Un carruaje de caballos rompe el silencio


Restos de un arco nabateo te dan la bienvenida, al inicio de esta fantástica travesía por el Siq, luego el camino va descendiendo, ya no está el camino empedrado como podían estarlo cualquiera de las vías romanas más exigentes, hoy es arena porque las piedras fueron desapareciendo por los arrastres de agua. El desfiladero transmite, al menos cuando estuvimos nosotros que ibamos casi solos por la poca afluencia de turistas (conflicto de Siria, invierno,...), una sensación de relax espiritual, el silencio solo interrumpido por los clicks de la cámara de fotos, es ¡impresionante! En las fotos de arriba y abajo os podéis hacer una idea de la magnitud del Siq. Además vas recorriendo el camino con luces que varían, sombras, alguna vegetación, incluso unas higueras. Por el camino encuentras, o te indican sería mejor decirlo así, una serie de detalles arqueológicos como hornacinas excavadas en la roca, restos de algún tipo de altar de sacrificios,... Y luego al final llega el estallido de fuegos artificiales, no, no se trata de pirotecnia, se trata de un "tesoro" majestuoso, el Khazné...



El Tesoro (Al-Khazneh)

Al final del acantilado
se perfila la maravilla del "tesoro"



Khazné o Al-Khazneh, el tesoro en árabe, no era un tesoro, pero los beduinos pensaron que se trataba de un lugar mágico, protegido de las inclemencias de los vientos y la erosión, donde se escondía el tesoro de Petra, de hecho las imágenes del templo se encuentran con boquetes de los disparos que estos hicieron porque pensaban que en su interior se encontraban joyas, oro y las riquezas de los nabateos. También existe otra teoría en la que se habla de un faraón egipcio que escondió su tesoro en una urna que es la que coronaba el templo, mientras huía de la persecución de los israelitas.

Independientemente de ello, el Khazné te deja con la boca abierta, te impresiona desde que lo intuyes desde el Siq y ves como se alza tallado en la roca con esa majestuosidad helenística, cuarenta y tres metros de altura y treinta de ancho. Hay guías que llevan a su "rebaño" la última parte del desfiladero mirando hacia abajo hasta que les dice ¡ahora! y entonces abren los ojos y quedan fascinados, abobados, es una maravilla y las personas, sea cual sea su sensibilidad, no dejan de emocionarse con la maravilla de este tesoro, que ya sabemos que en realidad era una tumba, la del rey nabateo Aretas III, de un periodo aproximado en torno a los cien años antes de Cristo.

El Khazné,... alguien da mas!

Desgraciadamente muchos turistas, especialmente los que hacen recorridos cortos y en pocos días quieren ver todo Jordania, como los cruceristas que llegan en autobuses, terminan aquí el recorrido por Petra, pero Petra es mucho más. Nos vemos...


12 comentarios:

Yo adoro viajar. I love travelling! dijo...

Una entrada maravillosa. Un gran reportaje de un lugar único que fascina a todos cuantos lo visitamos...
Un viaje inolvidable, sin duda alguna...

Saludos desde http://yoadoroviajar.blogspot.com

Trini.

Caliope dijo...

Ser arqueologa y que te gusten las pelis de Indiana Jones no es incompatible, te lo digo yo, jeje; evidentemente nada que ver la arqueología y lo que hace el señor Ford, pero hay que reconocer que te pasas un buen rato viendo las aventuras del Dr. Jones :). Tengo una espinita con no haber ido a Jordania aun y por ende a Petra, uno de mis sueños; espero ponerle solución en cuanto pueda, mientras tanto disfruto de entradas como esta tuya. Un saludo.

cincuentones dijo...

Petra es una maravilla, gracias por mostrarlo en este magnífico post.
Saludos.

Roser JB dijo...

Ese templo excavado en la roca es una maravilla. Gracias por tu artículo.

Un enorme saludo!

Roser

Xipo dijo...

Que ganas tengo de conocer esta ciudad!! Una de las grandes de todo el mundo sin duda!!

Por cierto, ya tienes cambiado el enlace PAco!! Saludos!

VagaMundos dijo...

Nos encanta Petra! Passamos 2 semanas na Jordânia em 2010 e voltaríamos de bom grado.
Excelente reportagem!
Saludos

Paco Bellido dijo...

Es uno de mis destinos pendientes. Tomo nota de tus consejos.

www.thewotme.com (The world thru my eyes) dijo...

Fascinante ... dentro es tan bonito cómo sale en la peli ?? ya me imagino que no ... tengo unas gasnas super curiosas de entrar.
Por cierto que me han ducho que eso de tomar fotos así con al grieta esa y Petra al fondo es difícil de hacer sin gente de toda la cantidad de turistas que hay ...
Es verdad?
Un saludo

Él y ella viajeros dijo...

Aunque lo hayamos visto muchas veces, Petra resulta impresionante, y lo digo por las fotografías porque ya estar allí, a pesar del turismo, tiene que ser una experiencia única.
Muchos saludos y también a mí me gustan (y especialmente la que nombras) las películas de Indiana Jones :)

Virginia Pinto dijo...

Magnífico Paco!!! Que buena descripción y guía para conocer Petra.... Con respecto a Indiana Jones. ....jajajaja.. Que bien me conoces!!! .me encantan las películas, tengo la colección como una joya!! Jajajaja... Pero Indi no es arqueólogo....es un expoliador.... Jajaja...de los arqueólogos de verdad se podrían hacer películas más "inquietantes", como al compañero extremeño al que le dieron una paliza y partieron los restos que estaba excavando.... De película de terror
Gracias Paco, por describieron tus viajes así.

Daniel y Vanessa dijo...

Que buena entrada.

Aún recuerdo cuando hicimos el Siq solos a las 6 de la mañana y vimos el espectacular Tesoro. Que lejos queda el 2008 ,nuestro primer viaje 100 % mochilero.

Un saludo

VERÓNICA CORRALES dijo...

Me quedo sin duda alguna con esa ultima parte del Siq en la cual tienes el corazón en un puño porque no sabes cuando va a aparecer el Tesoro!!! Esa emoción solo la rompe los miles de turistas que allí se congregan. Cuando vuelva tengo planeado "abrirlo" y llegar allí de las primeras y también tengo pendiente verlo de noche alumbrado por miles de velas. Curradisima entrada Paco!!!

Saludos

Buzón de sugerencias