La Bahía de Quiberon: Côte sauvage

Côte Sauvage
Villa Tranquilité - Rohan
La señora Duraffour, es la propietaria y alma mater de una villa pequeña, en el corazón de la Bretaña, donde nos alojábamos toda la familia, en Rohan, junto al canal de Nantes a Brest, a ella le comentamos, en el desayuno, que queríamos ir a la Bahía de Quiberon. Ella me había comentado que en la entrada a la lengua de tierra que lleva a Quiberon hay un cuello de botella para los coches y que a partir de las once se bloqueaban los accesos con tediosas caravanas. Sonaron las alarmas y por ello nos fuimos antes que nada a visitar este pueblecito, llegamos casi a lo justo, sobre las diez y media, ya había coches, pero pudimos entrar sin problemas. Aquí hay muchas casas de descanso con vistas al mar, unas playas fabulosas y unos acantilados hacia poniente que llaman la Côte sauvage.
Aquí puede verse el Golfo de Morbihan en el interior y la península que lleva a Quiberon
Desde la carretera se ve un paisaje de marismas a la entrada de la península.
Abajo se ve una foto aérea que no es mía, es de ©http://www.quiberon.com/


Como vemos en el mapa de arriba, Quiberon es la península que nos lleva a la "Costa salvaje", la Côte savauge e incluye parte del territorio de la ciudad que se llama Saint-Pierre-Quiberon. Son poco más de ochocientas hectáreas que se pueden rodear fácilmente. Está rodeado por el duro Océano Atlántico y aunque estuvimos en verano se anticipa que el invierno debe ser bastante duro por estos lares. Hay diez playas:
  • La Grande Plage
  • Plage du Goviro
  • Plage de la Thalasso
  • Plage du Goviro
  • Plage Conguel
  • Plage de l'aérodrôme
  • Plage du Fort Neuf
  • Plage du Porigo
  • Plage du Castéro
  • Plage de Saint Julien 
Al sureste de la península se encuentra el faro de La Teignouse. La Côte Sauvage está protegida y hay una flora muy particular.
Pequeñas casas junto al mar en Quiberon
La zona es marinera cien por cien...
Ubicada en Port Maria, se lleva a cabo uno de los espectáculos de la zona, la subasta de pescado, es uno de los lugares esenciales de la actividad marítima de la península. Hoy en día, incluye ciento cincuenta barcos, tanto de Quiberon, como de la zona (Hoëdic , Houat , Belle-Ile-en-Mer y el Golfo de Morbihan) que desembarcan sus pescados, mariscos y crustáceos en esta subasta. Anualmente se cifra en torno a las mil toneladas de pesca anual.
La industria conservera es uno de los recursos de la zona, junto a las playas hay muchos puntos de venta de conservas de pescado de calidad, especialmente sardinas.
A la parte norte de la península se le conoce como Saint-Pierre-Quiberon mientras que la parte más al sur, más adentro de la península se llama tan solo ciudad de Quiberon. 

La población aumenta diez veces durante los dos meses de vacaciones de verano. El municipio ofrece dos  sitios para acampar: Kerné y Le Goviro, un área de recepción de autocaravanas, y una veintena de hoteles, sin mencionar los alquileres de temporada administrados por las agencias inmobiliarias o bien directamente por cualquiera de las plataformas que existen por internet. Sin duda Quiberon es un lugar casi idílico, perfecto para una fotografía de sus paisajes. Hay ocho kilómetros de sendero que recorren los acantilados desde el castillo que aparece arriba en la foto, el Château Turpault. Este punto de referencia, el castillo, marca la entrada de la Côte Sauvage. Esta mansión de estilo anglo-medieval fue construida en 1904 por Georges Turpault, que lo bautizó como el castillo del mar, y luego fue rebautizado Château Turpault. Es una propiedad privada, y no puede ser visitado. Nosotros no recorrimos parte de estos acantilados, el tiempo como veis en la foto lo permitía. Bueno espero os haya levantado al menos la curiosidad por esta zona bretona, como toda Bretaña llena de encanto y de fuerza, en los paisajes y en el carácter de sus gentes.
Desde la Bahía de Quiberon nos despedimos de ustedes.
Saludos viajeros, ¡hasta la próxima!

+Info: Web oficial: http://www.quiberon.com/

4 comentarios:

Fernando dijo...

Un destino a tener en cuenta para cuando vuelva a Bretaña. Buen post! saludos!

Descubrir Viajando dijo...

No conocíamos este lugar, pero viendo las fotos parece magnífico. Gracias por transportarnos a el a través de tus fotos :)
Estando a 9 horas de Barcelona no descartamos visitarlo cuando tengamos unos días libres.
¡Gracias por compartir!

Saludos viajeros

Anónimo dijo...

Me encanta Francia, nunca defrauda y es mucho más que París. Tengo muchas ganas de Bretaña y Normandía. ¿Cómo os movisteis por allí? Siempre usamos el tren, pero no sé si será cómodo por esa región.

Preciosas y evocadoras las Fotos!!

Un saludo.

Cristina

Anónimo dijo...

Francia es un destino que no defrauda. Muy completo para hacer una escapada. Aunque París es una ciudad impresionante, prefiero las pequeñas poblaciones, las zonas rurales y las playas francesas. Igual que las que muestras en estas fotos.
Saludos
Carmen

Buzón de sugerencias