Yaxchilán, en la selva de Lacandona

El famoso edificio 33 de Yaxchilán con la escultura sin cabeza del Pájaro Jaguar IV
Hace un tiempo hicimos una entrada sobre la zona arqueológica de Palenque, en Chiapas, y en esta ocasión seguimos con otra importante área maya, en el interior de uno uno de los destinos que yo tenía como más deseados en México, la Selva Lacandona. Allí visitamos Yaxchilán, un ejemplo del apogeo de las ciudades estado mayas durante el Clásico Tardío. 
Yaxchilán es una antigua ciudad de la Cultura Maya
situada en la orilla del Río Usumacinta, en lo que hoy es el estado de Chiapas, México.
Lacandona es reserva de la Biosfera y famosa por albergar la mayor reserva de pumas del Mundo, a pesar de ello no pasamos de escuchar alguno en la lejanía, nos conformamos con monos, muchos pájaros de todos los tipos y miles de grandes mariposas de colores, preciosas. Se dice que hay solo de mamíferos 163 especies, abundando los tapires. Esta siendo muy polémica la reducción de su espacio debido a la tala de árboles desde los municipios cercanos. El conductor de la camioneta que nos llevó allí nos dijo que antes era común encontrarse pumas cruzando la carretera, pero desde hacía unos años se habían ido más al centro de la Selva.
Al frente Guatemala, aquí México
A Yaxchilán solo se puede llegar por barco o helicóptero, se encuentra en la rivera mexicana del río Usumacinta (al otro lado ya es Guatemala, donde también hay algunas zonas arqueológicas interesantes, según nos dijeron los guías). Aquí se encontraba una de las ciudades más prósperas de los mayas por su comercio a través del río. Llegamos desde Frontera Corozal donde las barcas a motor tardan unos cuarenta minutos en ir (para volver algo más por la corriente en contra). Al aislamiento del lugar hay que añadir el encanto del entorno, grandes, muy grandes árboles, que dan una tupida sombra que se agradece por lo caliente y húmedo de la zona; a pesar de eso subir por los empedrados te hacen empapar la camiseta.
Río Usumacinta
Llegada al yacimiento de Yaxchilán
El jaguar está presente en los grabados de los edificios y en la propia dinastía de reyes, siendo Pájaro Jaguar IV el rey de mayor esplendor de la ciudad. No se sabe por qué pero en el año 810 la ciudad fue abandonada y empezó a ser devorada por el verdor de la selva. Se pueden visitar 51 edificios aunque se presupone la existencia de muchos más ya que a medida que se avanza en el yacimiento se van encontrando más y más.
 
 
La historia de Yaxchilán se inicia con Yoaat B'alam I (Progenitor Jaguar I) en el año 359. Cuatrocientos años estuvieron aquí, siendo el reinado del último gobernante de Yaxchilán K'inich Tatb'u Cráneo III, cuando ya su poderío agonizaba, las evidencias arqueológicas sugieren de un abandono masivo de la ciudad poco después de concluir el llamado Edificio 3, poniendo fin a un gobierno dinástico y la destrucción de la ciudad como capital.
El conocimiento de este yacimiento es relativamente reciente

El lugar es desconocido prácticamente para el mundo científico hasta que unos exploradores publican su existencia en el boletín de la Royal Geographical Society en el año 1883. El Instituto Nacional de Antropología e Historia de México realizó una investigación arqueológica de Yaxchilán entre 1973 y 1985. Hasta ahora han sido identificados ciento veinte edificios. Otra de las características de Yaxchilán es la gran cantidad de excelentes esculturas y estelas monolíticas talladas y la narrativa de los relieves de piedra tallados en dinteles que atraviesan las puertas del templo, se pueden ver más abajo algunas fotos. De los edificios que pueden ser visitados, se puede hablar de tres zonas: la Gran Plaza, la Gran Acrópolis y la Pequeña Acrópolis unidas a través de escalinatas y cuestas. 
El llamado Edificio 19, popularmente para los guías como el Laberinto, está en el borde occidental de la Gran Plaza. Es un templo con habitaciones repartidas en tres niveles, conectados por escaleras interiores. La fachada del templo tiene cuatro puertas, con tres nichos entre ellas del tamaño de una puerta.
Entre las recomendaciones prácticas están la de comer antes, o después, preferiblemente en Frontera Corozal, llevar ropa fresca y calzado cómodo y muy importante el repelente de insectos y protector solar.
Edificio 33 de la gran Acrópolis de Yaxchilán

Sobre una pequeña colina, que bueno cuando se sube no parece tan pequeña, está el Edificio 33, a 40 metros sobre el nivel de la Gran Plaza teniendo vista al río. Es un edificio mítico este del 33, perteneciente a la Gran Acrópolis, una obra de arte maya sin precedente, realizado en piedra dedicado a Pájaro Jaguar IV y construido en el año 756. El edificio es de planta rectangular construido sobre un montículo con una escalera en la parte frontal de los cuales el escalón más alto está esculpido, este escalón es conocido como la Escalera Jeroglífica 2. Tiene paredes de baja planicie con tres puertas, cada una de las cuales soporta un dintel en muy buen estado de conservación (Dinteles 1 a 3). En el centro de la pared posterior de la estructura, frente a la puerta central, en un nicho contiene la escultura sin cabeza de una figura humana, probablemente el mismo Pájaro Jaguar IV. El techo de la estructura está en gran parte intacto, incluye un techo abovedado que soporta un friso y una crestería bien conservada. Hay nichos en ambas partes de la crestería y los frisos, los nichos en la crestería contienen los restos de una figura esculpida. En ambas secciones del techo una vez estuvieron decorados con estuco. (Wikipedia)

Abajo las fotos de estelas y dinteles...
espero os haya gustado esta entrada y os anime a visitarlo. 
    


Acceso: El acceso puede realizarse desde Palenque, Chiapas, siguiendo el camino recién pavimentado (en el año 2000) que conduce, rumbo al sureste, hasta el poblado de Chancalá, Chiapas, a unos 40 kilómetros de distancia. Se prosigue por la misma vía con dirección hacia la Boca del Lacantún para después de unos 105 kilómetros, alcanzar el crucero de Frontera Corozal o Frontera Echeverría, donde se desvía hacia el noreste hasta llegar, después de 15 kilómetros a una población a orillas del Río Usumacinta. En Frontera Corozal y siguiendo el curso del Río Usumacinta, después de 30 kilómetros se desembarca en el sitio de Yaxchilán.
Servicios disponibles en la zona: Sanitarios, custodia, áreas de descanso en el módulo de servicio. Por el momento no hay cuota de cobro.
Horario: Lunes a Domingo de 08:00 a 17:00 horas.
Cobro de acceso: $65 pesos.
Contacto: Centro INAH Chiapas 01(961)6128360 y 61228 24 

5 comentarios:

jordi (milviatges) dijo...

Bonito realto. La verdad es que toda la excursión es una experiencia, incluyendo la llegada en lancha subiendo por el Usumacinta. Es un lugar mucho más virgen, donde casi que te puedes sentir como un Indiana Jones del siglo XXI.
¿No llegásteris a Bonampak?

Paco Piniella dijo...

Si, Jordi, llegamos a Bonampak también, a ver si hago la entrada en el blog. Gracias por comentar.

Anónimo dijo...

Increíble lugar! El año pasado anduve por Panamá, río adentro también. Cuánto hay por conocer, por explorar... Esta entrada me trajo aún más ganas de salir de los circuitos convencionales y conocer la América profunda. ¡Gran post! Ale Martinez Notte

IDA Y VUELTA dijo...

Me parece un recorrido alucinante. Esa mezcla de selva, de animales salvajes (qué gran cantidad de mamíferos) y de arqueología con estelas y dinteles es increíble. La civilización maya fue muy rica en saber, en producción de alimentos etc. y sin embargo, poco nos ha llegado hasta nuestros días. Aún permanece muy enigmática, con lo que todo lo que se pueda saber de ella y descubrir "in situ" es una gozada.

Sin duda, un lugar mágico este que nos descubres.

Anónimo dijo...

Me ha parecido alucinante el sitio, qué pasada.
Vaya viajes que te pegas Paco.
Un abrazo
Pepe Brit

Buzón de sugerencias