Buscando a Frida: "La Casa Azul"

 
Hay personajes de culto, uno de ellos en el mundo, no solo de la pintura, sino también de la historia latinoamericana es Frida Kahlo. Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón nació en Coyoacán, su padre era húngaro aunque de origen alemán, el mismo día que nací yo, un 6 de julio, pero del año 1907, falleciendo en la misma ciudad también en julio pero un fatídico día 13. La obra de Frida Kahlo tiene una intensa relación con su casa. La Casa Azul, fue el sitio en el que nació y murió y en ella se encuentra el que ahora es el Museo Frida Kahlo desde 1958. Bien es verdad que no siempre estuvo aquí en Coyoacán, ya que al casarse con Diego Rivera vivió en Ciudad de México y en el extranjero.

Fuimos en metro, era un sábado y tempranito y había poca gente. Cogimos el metro en Zócalo hasta Hidalgo y de allí ya la línea a Coyoacan, casi diez kilómetros. Nuestro destino era conocer las casas de Frida Kahlo y Diego Rivera, así como la de León Trotsky. Llevábamos la entrada de la Casa Azul sacadas por Internet y nos evitamos una larga cola, casi entramos los primeros. De hecho nos dio tiempo para visita el Mercado de Coyoacán, que lo vimos por casualidad pero que nos encantó, muy auténtico, recomendable cien por cien.
   
La Casa Azul está ubicada en uno de los barrios (o demarcaciones) más bellas y antiguas de la Ciudad de México: Coyoacán. Es difícil llamar barrio a una zona de más cincuenta kilómetros cuadrados al sureste de la cuenca de México. La parte más alta corresponde al cerro Zacatépetl y aquí se encuentra también la Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
  • La casa 
En Coyoacán hay más museos: el Nacional de las Intervenciones, el museo del Anahuacalli, el museo Nacional de la Acuarela, el Museo Casa de León Trotsky (del que hablaremos un día), el Museo del Automóvil, el Museo Universitario de Arte Contemporáneo y el Centro Cultural Universitario. Además de ser un barrio bohemio, donde se reúnen parte de la intelectualidad del Distrito Federal. Numerosos personajes públicos nacionales y extranjeros, tanto artistas como intelectuales y políticos, han tenido aquí su residencia.
La Casa Azul... obviamente ¡es azul!
La Casa Azul fue construida en el año 1904 por su padre Guillermo Kahlo con un patio central en torno a los cuales estaban los cuartos, en principio era de estilo afrancesado, pero luego el matrimonio Rivera-Kahlo cambiaron la decoración para hacerla muy suya, muy especial. Y en sucesivas ampliaciones ya por parte del matrimonio, se utilizaron materiales representativos de la zona como la piedra volcánica o el basalto, una forma de reivindicar las pirámides de los aztecas. 
 
 
Cada objeto de la Casa Azul dice algo de la pintora: las muletas, los corsés y las medicinas son testimonios del sufrimiento y de las múltiples operaciones a las que fue sometida. Los exvotos, juguetes, vestidos y joyas hablan de una Frida obsesionada por atesorar objetos.La casa misma habla de la vida cotidiana de la artista. Por ejemplo, la cocina ―que es típica de las construcciones antiguas mexicanas, con sus ollas de barro colgadas en paredes y las cazuelas sobre el fogón― es testimonio de la variedad de guisos que se preparaban en la Casa Azul. Tanto Diego como Frida gustaban de agasajar a sus comensales con platillos de la cocina mexicana.En su comedor convivieron grandes personalidades de la cultura y destacados artistas de la época: André Breton, Tina Modotti, Edward Weston, León Trotsky, Juan O ́Gorman, Carlos Pellicer, José Clemente Orozco, Isamu Noguchi, Nickolas Muray, Sergei Eisenstein, el Dr. Atl, Carmen Mondragón, Arcady Boytler, Gisèle Freund, Rosa y Miguel Covarrubias, Aurora Reyes e Isabel Villaseñor, entre muchos otros. 
Abajo podéis ver algunas fotos que tomé en la casa... 

Quizás la zona más interesante es la de trabajo de la pintora (fotos abajo)...
Sus estancias en dormitorios también son muy particulares (fotos abajo)...
En la Casa Azul o Museo Frida Kahlo están los objetos personales que develan el universo íntimo de la artista. Pero también en esta casona se encuentran algunas de las obras importantes...
Frida y la cesárea (1931)
Arriba "Frida y la cesárea", un cuadro inconcluso que incluye varios de los temas que obsesionaban a la pintora, como la maternidad, algo que no pudo experimentar en su vida. Ella pintó este cuadro después de su primer aborto, en su tercer mes de embarazo.
Uno de sus cuadros más impactante está aquí en la Casa Azul: "Viva la Vida" (1954)
"Viva la vida" es una naturaleza muerta del estilo primitivista en Frida Kahlo. La obra muestra un conjunto de sandías en una superficie oscura y fondo azulado. Algunas de las frutas se muestran completas y otras cortadas. Esta obra es comúnmente identificada como la última hecha en vida por la autora, ya que ocho días antes de su muerte le habría añadido la inscripción: VIVA LA VIDA. Otra hipótesis sugiere que la pintura ya se hizo en 1952 pero recién en 1954 Frida sintió la necesidad de despedirse añadiendo la inscripción. "VIVA LA VIDA" fue el título de una de las películas dedicada a la pintora.
Frida Kahlo y León Trotsky
La pareja siempre habían sido comunistas pero en el desencuentro de Trotsky y Stalin optaron por las propuestas de este. Por ello, en el exilio mexicano, después de pasar por España, Trotsky fue a México donde lo protegieron Diego Rivera y Frida Kahlo, esto era en el año 1937. Como consecuencia de la persecución estalinista, se tapiaron las paredes de la Casa Azul; la relación de Frida y León fue tormentosa y al final los rusos se tuvieron que ir a otra casa cercana que hoy es el Museo Trotsky en Coyoacán, donde definitivamente Stalin se salió con la suya y asesinó al disidente Trotsky. Pero en este proceso fue cuando los muros se pintaron de azul y se compró el predio de mil metros cuadrados que hoy ocupa el jardín, a fin de mejorar la seguridad del entonces amigo León Trotsky, todavía en la casa se guardan algunas fotos. 
  • Los vestidos de Frida
Frida siempre utilizó un estilo muy particular para sus vestidos. Hasta 2004 no se sabía de su existencia. Dolores Olmedo, amiga de Diego Rivera y albacea de su legado, sabía que el pintor le había pedido que el lugar donde estaban no solo sus vestidos, sino documentos y fotografías, no se pudiera abrir hasta 15 años después de la muerte de Frida. Dolores alargó el silencio del "tesoro" y no lo hizo público. Falleció en 2002.
Trajes de Frida de tehuana que se exponen en el Museo
Aparecieron 22.000 documentos, 6.000 fotografías y 300 objetos personales de Kahlo. Estaba incluso el lápiz con el que enfatizaba su ceja o su rouge de labios de la marca Revlon. Además de collares, cartas, y ¡sus vestidos! 
Había más de veinte vestidos de tehuana. El traje de tehuana es uno de los trajes regionales mexicanos más conocidos y populares. Pertenece a las mujeres zapotecas (Oaxaca), usado sobre todo en sus fiestas, de colores muy vivos y luminosos. No es arbitrario la elección de Frida por este vestido ya que escogió el de una sociedad matriarcal, de mujeres empoderadas.
Mezcla de vestido y corsé

  • Los tormentos de Frida
Recuerdos de sus tormentos físicos
A los seis años la pintora contrajo poliomielitis, viéndose obligada a guardar cama durante nueve meses. Los ejercicios de fisioterapia que le ayudaba a hacer su voluntarioso padre no le serían de utilidad, y su pierna y pie derechos quedarían deformados para siempre. La vida de Frida estuvo marcada por el grave accidente de su juventud que la mantuvo postrada en cama durante largos periodos, llegando a someterse hasta a 32 operaciones quirúrgicas:

El 17 de septiembre de 1925, Frida se dirige a la Escuela en compañía de su novio, Alejandro Gómez Arias. La joven sólo tiene 16 años y sus padres no aprueban su relación. El autobús en el que viaja la pareja es arrollado por un tranvía. Frida resulta ser una de las víctimas más afectadas, quedando fracturadas su columna vertebral en tres partes, tres de sus costillas, la clavícula y su hueso púbico. El accidente deja su cuerpo lacerado y la artista, prácticamente paralítica, se ve obligada a yacer acostada o en silla de ruedas, con su casi destrozada columna vertebral siempre sujeta en dolorosos corsés de yeso.

Teresa Amiguet

En su pintura hay mucho de la biografía de su sufrimiento. Hay en la casa una colección de sus corsés que le supusieron una terrible condena a lo largo de sus años de vida (abajo algunas fotos). Los corsés, Frida los utilizó como lienzo, ilustrándolos con símbolos comunistas o referencias a sus abortos, estos se convierten en su segunda piel.
Su frase inmortal (abajo a la derecha): "Para qué los quiero si tengo alas pa'volar" (1953) un año antes de su muerte.

  • Los jardines de la Casa Azul

Por despedirme de la Casa Azul lo hago desde sus jardines. La corona de flores de color rosa intenso de buganvillas que solía llevar Frida provenían de su jardín en la Casa Azul, los mismos jardines de Kahlo que hoy permanecen abiertos como parte del museo. La pintora pasaba horas y horas en su jardín, como fuente de salud e inspiración artística. Aunque el padre de Frida tenía un jardín muy europeo, su hija y su marido, como nacionalistas que eran, reemplazaron muchas de estas plantas no autóctonas por variedades tropicales y desérticas de México: cactus, yucas y azucenas. Rivera también colocó en el jardín su colección de esculturas prehispánicas, que aún se pueden ver. En la biblioteca de la casa siempre hubo muchos libros sobre botánica, y Kahlo introducía en las páginas de sus libros flores aplastadas.
Abajo fotos de los jardines...
   

Frida Kahlo (1919 y 1932)
Sin duda la visita a este "templo" de Frida Kahlo fue uno de los episodios más interesante de nuestro viaje a México ¡inolvidable! No duden en visitar, con sus precauciones, este maravilloso país.


Y desde la Casa Azul, Coyoacán, me despido hasta la próxima entrada. Espero vuestros comentarios. Saludos viajeros !!

+Info: #México 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un post muy interesante. La vida de Frida es apasionante y triste a la vez. Me da mucha pena su infancia. La Polio fue durante muchos años un grave problema, hasta que universalizó su vacuna. De Frida, nos queda su rico legado artístico. Potente y tortuoso, a la vez.
Saludos.
CarmeLa

Más información dijo...

¡La casa azul es increíble, toda una obra de arte! Yo no conocía su historia, me encantó.