Ir al contenido principal

Qué ver en Baños de la Encina

Vista de Baños de la Encina con el castillo y la iglesia de San Mateo

No es quizás Jaén la provincia más conocida o visitada de Andalucía, pero guarda como dice su eslogan un paraíso interior. Es la provincia con mayor extensión de espacios naturales protegidos, donde nace precisamente el río más importante de Andalucía: el Guadalquivir. Además de Jaén, la capital, y las ciudades renacentistas de Baeza y Úbeda, o el parque nacional de Cazorla, está esta pequeña joya: Baños de la Encina. Una amiga mía, Ana, que había nacido allí llevaba tiempo insistiendo en que la visitara, y un fin de semana fuimos, está un poco lejos de Cádiz. Es un municipio situado en la comarca de Sierra Morena, justo en la entrada del valle del Guadalquivir, y cuenta con una población de algo menos de tres mil habitantes. Recientemente (2021) pasó a formar parte de la asociación Los Pueblos Más Bonitos de España (segundo de la provincia, junto con Segura de la Sierra, en recibir esta acreditación). Está en lo alto de un bonito cerro que separa la sierra de la campiña olivarera: todo un maravilloso paisaje, "el mar de olivos" (66 millones de olivos, contados uno a uno). Cerca está el embalse del Rumblar, alimentado por el río del mismo nombre. Y bueno allí nos fuimos y en esta entrada del blog os contaremos cómo fue la visita.

Vista del pueblo de Baños de la Encina desde la Torre del Homenaje del castillo
Vista del entorno, de ese "mar de olivos"

Lo primero que debes saber es que la mejor forma de llegar es ir en dirección al ayuntamiento, a la llamada Plaza de la Constitución y desde allí a unos pocos metros te indican el aparcamiento público donde puedes dejar el coche.


Arriba podéis ver el circuito recomendado

Parking público gratuito

En esa plaza además se encuentra la iglesia más importante, la de San Mateo, de la cual hablaremos después y el edificio de estilo plateresco de lo que fue el Concejo, hoy día el Ayuntamiento. Fue en los primeros años del siglo XVI, cuando el Concejo de Baños aprobó la construcción de esta casa en la que era la Plaza Mayor. Como puede verse en la fotografía (más abajo) destaca por su fachada de sillería de clara influencia castellana. En general Baños es una ciudad muy enraizada con la corona de Castilla al estar en un punto muy septentrional de Andalucía. El ayuntamiento se caracteriza por sus siete vanos adintelados con rejas y una gran portada de arco de medio punto. Si podéis entrar veréis algunos elementos de la época de su construcción como los calabozos o el granero público que hoy se ha convertido en el Salón de Plenos.

Escudo de Baños de la Encina
Ayuntamiento de Baños de la Encina: fijaros en el escudo imperial

En la plaza vemos una imagen de la patrona, la Virgen de la Encina y algunas casas nobiliarias. Por eso es común entre las bañuscas llamarse Encina, o en el diminutivo Enci.


Desde cualquiera de los puntos del pueblo el castillo salta a la vista.

Una vez aparcados tenemos justo al lado la oficina de turismo, allí podemos comprar las entradas a tres de los monumentos más importantes, como hemos dicho, el castillo, la iglesia y la ermita que estaba antes fuera del pueblo pero que ahora forma parte de él. Conviene comprar la visita guiada con los tres edificios principales:

  • Castillo de Burgalimar
  • Iglesia de San Mateo
  • Ermita de Jesús del Llano


Castillo de Burgalimar

Vista del castillo desde el otro cerro de la ciudad

Su nombre viene del árabe Bury al-Hamma, su origen es almohade, y fue construido en el siglo X. Los árabes enseguida se dieron cuenta de lo bien situado que podía estar sobre un pequeño cerro que dominaba toda la campiña. Es uno de los castillos mejor conservado de España y de Europa, porque sigue manteniendo sus torres, las catorce torres y sus almenas. Sólo la torre del homenaje fue añadida por los cristianos cuando tomaron la ciudad, el resto es un ejemplo extraordinario de lo que fueron las fortalezas musulmanas de hace once siglos.


Desde la oficina de turismo a pocos metros está la Calle del Castillo que, obviamente, nos lleva al castillo, allí esperamos que sea la hora de la visita guiada.

Puedes consultar horarios en 👉 la web

Lo bueno del castillo es que apenas ha sufrido daños, debe ser el clima de Jaén o que los que habitaron durante siglos la aldea lo respetaron adecuadamente, aunque, como veremos, sus usos fueron muy diferentes y algunos muy singulares. Una edificación similar en la región es el Castillo de El Vacar, en la provincia de Córdoba, aunque mucho peor conservado.

Aquí puede observarse cómo fabricaron los árabes la fortaleza, con materiales muy elementales: una mezcla denominada "tapial", similar al adobe, hecha con arcilla, arena, cal y piedra 

De esta manera iban confeccionando los ladrillos unos sobre otros, además la cal ha garantizado la permanencia del edificio y que sea uno de los castillos musulmanes mejor conservados de toda España. Por su valor histórico y artístico ya durante la Segunda República fue declarado como Monumento Nacional. En el MAN hay una lápida que nos indica que fue el califa Alhakén II, hijo del rey Abderramán III, quien mandó construir el castillo. 


El castillo era una pieza más de las fortificaciones del camino que iba de Sierra Morena a Córdoba, capital del Califato. Su utilidad no era tanto defensiva como de alojamiento de los mercenarios magrebíes que iban y venían hacia el Castillo de Gormaz para llevar a cabo razias contra los reinos cristianos. Alfonso VII de León se lo arrebata a los musulmanes en 1147, pero después de su muerte en 1157, la fortaleza vuelve a manos islámicas. Los "alfonsos", el rey Alfonso VIII de Castilla y el rey Alfonso IX de León entran en el castillo en 1189, pero sólo lo pueden retener tres días. Con la batalla de Las Navas de Tolosa (1212), la fortaleza vuelve a perderse. Y es Fernando III de Castilla quien consigue por fin, y de forma ya permanente tomar la fortaleza en 1225.

Restos anteriores al castillo que se han puesto a la vista de los visitantes
Como vemos en ese plano se observa la parte azul de la fortaleza árabe y la parte roja la construida posteriormente por los cristianos
Detalle del aljibe (palabra árabe al-yubb), es decir la cisterna donde se recogía el agua de lluvia, era de planta rectangular y dividido en dos naves o salas separadas por un muro medianero y cubierto por bóvedas de cañon; la superficie interior de sus paredes estaba revestida por un mortero blanquecino
Esta vista da una idea de la trama urbana del castillo y su carácter de hospedaje de las tropas



Vistas desde la Torre del Homenaje hacia el interior y el exterior.

Luego el castillo perteneció al arzobispo de Toledo, Rodrigo Jiménez de Rada, y su custodia fue confiada a la Orden de Santiago. En el siglo XV se construye por los cristianos la Torre del Homenaje, previamente habían puesto en marcha un pequeño fortín sobre la plaza de armas, protegido por una muralla interior. Fernando III integra el pueblo en la jurisdicción de la ciudad de Baeza, de la que dependerá hasta 1626, fecha en la que Baños de la Encina obtiene la condición de villa.

Torre del Homenaje


Ya en el siglo XIX, primero fue ocupado por las tropas francesas y luego, desde 1828, se destina como cementerio parroquial. Hasta que ya se restaura y se "musealiza" con paneles que destacan los restos tanto prehistóricos como romanos. Abajo se puede ver un gráfico de cómo era el poblado argárico que estaba en el Cerro del Cueto hace más de 4000 años, en la llamada Edad del Bronce, aunque la nueva traza medieval destruyó la misma. Han aparecido fragmentos de cerámica con la superficie bruñida, materia orgánica de las techumbres de las viviendas, recipientes para trasladar el metal fundido o piezas de barro cocido de uso en telares. Los argáricos de aquí vivían de la explotación del mineral de cobre que había por la zona.

Detalle del poblado argárico que existió antes que la fortaleza almohade

También de la parte romana se exhiben algunos capiteles, además de una escalinata. Muchos de los elementos constructivos del edificio romano (altoimperial de los siglos I a III) fueron reutilizados para muros y suelos del castillo árabe. Hay una ara (losa consagrada con las reliquias de alguna deidad que se ponía sobre el altar y sobre la cual extendía el sacerdote los corporales para celebrar los actos religiosos) fragmentada que estaba dedicada a Ilicia (procede de la mitología griega, Ilitía -Ειλειθυια o Eileithyia- y era la diosa de los nacimientos y las comadronas).

Infografía del supuesto templo romano previo al castillo
Capitel romano


Iglesia de San Mateo

Vista de la iglesia desde el castillo donde se aprecia su torre de base octogonal, articulada en tres cuerpos y rematada por pináculos, fechada en 1596, se inspira en la arquitectura de Vandelvira
Portada principal de 1576 de estilo manierista

La iglesia de San Mateo es del último tercio del siglo XV con traza gótica para su nave como muestran sus arcos apuntados y bóvedas de terceletes. Abajo podemos ver algunas fotos donde se aprecia el interior ya con ampliaciones y mejoras de mediados del siglo XVIII. Su elemento más importante es el Sagrario que data del siglo XVII y está construido en madera de ébano, marfil, plata y concha de carey, hay una pintura que pudiera ser de Murillo o de algunos de sus discípulos.



Ermita del Cristo del Llano

Lo más espectacular de esta iglesia es su abigarrada decoración, a base de yeserías pintadas, esculturas o espejos, lo convierte en destacado ejemplo del más exaltado barroco andaluz o lo que se ha llamado estilo rococó. Desde fuera uno no se da una idea del interior.

La iglesia es del siglo XVII y se encuentra en lo que eran las afueras del pueblo...
... aunque hoy ya Baños ha crecido y está integrada, pero hay que andar una cuesta desde la plaza mayor hasta la ermita, luego hay que esperar que sea la hora indicada de la visita


En el interior ya se aprecia el barroco que en el camarinal torna a rococó.  En esta iglesia ya desde su entrada principal (aunque se entra por un lateral) se desarrolla una labor pedagógica donde se empieza indicando con pinturas el bien, el cielo y por otro lado el mal, el infierno. Así se estimulaba la piedad de los fieles que, desde la parte baja de la iglesia, accedían visualmente a la puesta en escena del espectáculo que era el camarín que se veía solo a medias desde la sillería del templo. 

Interior


Camarín de la iglesia

Una vez entras en el camarín impresiona el derroche de policromados y el número de pequeñas esculturas de ángeles, santos...
La ornamentación llega a ser incluso excesiva

Los yesos trenzados en formas vegetales y mascarones grotescos. Sin duda un ejemplo claro de lo que representó a mita del siglo XVIII el estilo rococó, Hay cientos de figuras alegóricas junto a elementos naturales como aves exóticas, frutas y vegetales. Los espejos incrustados, evocadores de piedras preciosas, intensifican con sus reflejos los efectos ópticos.


La ermita fue declarada Bien de Interés Cultural en 2009.



Además puedes...

👉 Puedes llevar a cabo senderismo desde el pueblo al embalse del Rumblar, donde incluso hay una supuesta playa que la llaman del Tamujoso. En su recorrido por un bosque de reforestación de pinos de los años sesenta hay cinco miradores, también hay encinas, jara, romero, mejorana, retama... Es la llamada "Ruta del Bronce" por ser rico en yacimientos arqueológicos de la Edad del Bronce, de ellos hay dos visitables que son Peñalosa y Migaldías. Hay una zona también de huertos decimonónicos de la época de la desamortización.

👉 Puedes contratar en el embalse del Rumblar una ruta en piragua donde descubrir el entorno de Sierra Morena, disfrutar de la naturaleza, del paisaje de monte bajo.

👉 Puedes contemplar el Arco de los Benalúa (abajo foto) que era la la frontera entre los olivares y la entrada a la ciudad. Tiene a un lado un arco de medio punto flanqueado por pilastras y rematado por cornisas y al otro lado presenta un arco rebajado.



👉 Puedes ver las casas palaciegas de los nobles de Baeza que tenían aquí su segunda vivienda, como era el caso de los Marqueses de Jabalquinto (en Baeza está su palacio, arriba la foto de esa casa). Otra de las casas solariegas es la de Delgado de Castilla (foto de abajo), destaca por su portada, fijaros en el dintel de la puerta donde hay un escudo y a ambos lados dos tondos (discos) con inscripciones.


👉 Puedes  visitar un auténtico molino de viento al más estilo manchego, que está situado en la cota más alta del pueblo, en el paraje Buenos Aires, lugar donde se construyeron numerosas eras de pan trillar. Posee una exposición denominada Historias al Viento que hace un repaso de la historia de los molinos y el cereal desde el Neolítico hasta hoy día.

👉 Puedes y debes comer en Baños, yo lo hice, porque me lo recomendaron en el restaurante del Hotel Baños donde pudimos degustar especialmente de los platos de caza, abajo en las fotos un guiso de ciervo buenísimo y unas albóndigas de jabalí. También podéis optar por otros restaurantes y otras comidas, como el típico ajoatao, la gachamiga, la pipirrana, un puchero de garbanzos y acelgas, la perdiz escabechada...



👉 Puedes y debes degustar y comprar un buen Aceite de Oliva Virgen (AOVE) que esta zona es de las mejores. Puedes hacer catas de las diferentes aceitunas, cada una con su personalidad, es lo que ya se conoce como Oleoturismo, conocer almazaras y cortijos. También hay una mermelada de AOVE buenísima y unos patés de carne de caza para untar 😋

Y eso es todo, me despido de ustedes junto a mi guía que cómo no, se llama Encina, lleva muchos años como pionera en esto de promocionar su pueblo, que bien bello que es.

¡Hasta la próxima entrada! Saludos viajeros


Fuentes y +Información en...


Espero les haya gustado esta entrada






Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Bonita entrada de mi pueblo. Vivo lejos de él y no hay día que no lo añore. Jaén es una provincia olvidada, y los pueblos pequeños como Baños de la Encina, más aún. Pero ya quisieran otras ciudades de renombre tener la historia, la cultura y los monumentos que ostenta mi tierra.
Anónimo ha dicho que…
Un gran descubrimiento que no conocía.
Habrá que descubrirlo, tan cerca de Córdoba y Jaén.
Enhorabuena por tu blog que no conocía.
Paco Perea
Anónimo ha dicho que…
Hola, Paco
por lo que veo y leo en tu entrada Baños de la Encina es un lugar para viajar en el tiempo. Desde los argáricos (no los conocía) pasando por su época romana, musulmana y cristiana. Puedes palpar su importancia histórica. Interesante de principio a fin.

Este gran, inmenso castillo invita a soñar. Apetece sentarte en una plazoleta, por ejemplo esa que sale en una de tus fotos y que tiene tan buena vista. Parece tranquila. Ideal para tomarte una tapita en honor a la provincia de Jaén.

¡Salud!
CarmeLa
Paco Piniella ha dicho que…
Sin duda es un pueblo que sorprende, espero que si algún vecino detecta algún error me lo deje aquí por comentarios. Gracias